Wimbledon 2014: La primera gran locura de Nick Kyrgios
01/07/2020
Roland Garros buscará tener público en su edición 2020
02/07/2020

A 19 años del histórico triunfo de Federer sobre Sampras en Wimbledon

  • Por Ariel Román E. (@arielago)

Las preguntas que se formulaban todos en el All England Club en 2001 eran: Quién sería la eventual víctima de Pete Sampras en la final, en qué ronda se podría enfrentar contra Tim Henman, y si alguien podría detener a Pistol Pete. Con jugadores como Mark Philippoussis, Patrick Rafter, André Agassi, el propio Henman y hasta incluso Goran Ivanisevic buscando destronar al estadounidense, nadie se imaginaba que quien superaría al siete veces campeón sería un muchacho de 19 años llamado Roger Federer.

Luego de caer ante Richard Krajicek en Cuartos de Final de 1996, Sampras no miró atrás y ganó cuatro Campeonatos al hilo. Cedric Pioline, Goran Ivanisevic, André Agassi y Patrick Rafter fueron las víctimas del potente sacador en las finales entre 1997 y 2000, respectivamente. Llegaba como el primer sembrado, pese a ser el número 6 del mundo, producto del peculiar sistema de preclasificación de Wimbledon que beneficia a aquellos que han tenido buenos resultados en pasto durante los últimos años.

Sin embargo, en 2001, Sampras pasó muchas dificultades con el wild card local Barry Cowan, quien lo llevó a cinco sets en la segunda ronda, antes de superar al armenio Sargis Sargsian en sets corridos. En tanto, Federer, sembrado número 15, venció a los belgas Christophe Rochus y Xavier Malisse (en cinco sets), antes de derrotar a Jonas Bjorkman en la tercera rueda. El suizo iba a ser la siguiente víctima de Pistol Pete, quien buscaba su victoria número 32 al hilo en Wimbledon.

Un 2 de julio en Centre Court veía a su campeón medirse con una de las revelaciones del torneo. Y no se sacaban ventajas en el inicio del match: Ninguno se quebró, ambos tenían la misma cantidad de winners (15 cada uno en el primer set) y el tiebreak se estiraba más allá del 6 iguales. Finalmente, Federer dispuso de un set point con su saque para llevarse el desempate por 9-7.



Sampras debió aguantar el ataque del suizo, que no pudo capitalizar ninguno de sus seis puntos de quiebre en la segunda manga, incluyendo cuatro break points en el séptimo juego. En el duodécimo game, dos doble faltas seguidas de Federer lo colocaban con triple set point en contra, pero pese a salvar todas las oportunidades, dos errores no forzados igualaron el partido. 7-5 el segundo para el estadounidense.

Federer quebró rápidamente en el inicio del tercero, pero con tres errores no forzados perdió la ventaja que tenía. En 4 iguales, Roger volvió a tener un break point, y gracias a un smash que Sampras mandó lejísimos, tuvo la oportunidad de servir por el tercer parcial, chance que no desperdició.

Ninguno de los dos cedió su saque en el cuarto set, con Federer salvando los dos únicos break points en contra del episodio en el octavo juego. Llegaron al tiebreak, donde Pistol Pete sacó su categoría para enviar el duelo a un quinto y definitivo set.

Roger sabía que para vencer a Sampras, debía jugar un quinto set casi perfecto, debido a que en los puntos clave, el norteamericano siempre contaba con un gran servicio ganador. Y así fue: Federer apenas cometió un error no forzado en todo el parcial, y salvó dos break points en un crucial noveno game estando 4 iguales. Esas bolas de quiebre eran prácticamente de partido, ya que el cuádruple campeón defensor mantuvo su servicio en cero para colocarse 5-5. Tras mantener su saque, Federer dispuso de una gran chance para llevarse el triunfo en el duodécimo juego, colocándose 15-40. Eran los dos primeros break points que el suizo tenía desde el tercer set. Primer saque abierto de Sampras, winner de devolución de derecha por la paralela de Federer.


Rodillas al piso, cara de incredulidad del suizo, que no podía dimensionar lo que estaba sucediendo. El campeón había sido destronado, y uno nuevo nacía al mismo tiempo. Un triunfo que acabó siendo un relevo de la antorcha se concretaba en Centre Court, con Federer triunfando por 7-6 5-7 6-4 6-7 y 7-5 en largas tres horas y 41 minutos de partido.



En la ronda de Cuartos de Final, Federer cayó ante el ídolo local Tim Henman, y debió esperar hasta 2003 para cumplir con aquel potencial que se le pronosticaba luego de este triunfo sobre Pete Sampras… pero desde ahí, es historia conocida.