Recordando la arcilla azul del Masters 1000 de Madrid en 2012
06/05/2020
Vasek Pospisil revela el rol del Big 3 en la ayuda a jugadores de bajo ranking
07/05/2020

A 20 años de la inolvidable final chilena en Orlando y el primer título de Mano de Piedra

  • Por Ariel Román E. (@arielago)

Un 7 de mayo, pero del año 2000, se vivió una jornada histórica en el tenis chileno. Fernando González, de 19 años, y Nicolás Massú, de 20, se enfrentaban por primera vez en el circuito ATP en la Final del torneo de Orlando, en una semana que marcaría a fuego la irrupción de la dupla de oro del deporte nacional. Este fue el camino de ambos para llegar a aquella final soñada:

Uno jugaba Miami, el otro, Futuros

La semana previa a la serie de los sillazos entre Chile y Argentina en el Parque O’Higgins, tenía a Massú cayendo contra el número 5 del mundo, el sueco Magnus Norman en la segunda ronda de Miami, mientras que González se despidió en la primera rueda de un Futuro en Córdoba ante Mariano Delfino por un doble 6-2. Ambos estaban programados para jugar el dobles en esa serie, en un duelo que nunca ocurrió.

Antes de jugar en Florida, los dos chilenos cruzaron sus caminos por primera vez como profesionales: Fue en el Challenger de San Luis Potosí, México. Feña, 387 de la ATP, venía de pasar la Qualy sin problemas, mientras que Nico, rankeado 90, acababa de hacer Cuartos en el ATP de Atlanta, que tenía a André Agassi (número uno del mundo por ese entonces) como primer sembrado. Se encontraron en los Octavos del torneo mexicano, donde el viñamarino se impuso al de La Reina por 6-4 y 7-6. Massú caería en la ronda siguiente con Mariano Hood.

Luego de ello, ambos viajaron al Challenger de Bermuda donde corrieron dispar suerte: González perdió en la primera ronda de Qualy con el sueco Johan Ortegren, mientras que Massú hizo Octavos. Próxima parada: Orlando, Florida.

La ruta de Feña a la final: Casi queda afuera en la Qualy

Fernando González llegó a la arcilla de Orlando como el 352 del mundo. Como tal, debía jugar la fase previa del torneo: En la primera ronda superó al finés Tuomas Ketola por un doble 6-4, y en la segunda ronda debió batallar contra el italiano Giorgio Galimberti, a quien venció por 6-2 6-7(2) y 7-6(6). La pasada al cuadro fue más sencilla, derrotando por 6-2 y 6-3 al trasandino Sebastián Prieto. Era la primera vez que superaba la Qualy de un torneo ATP. Sus otras dos experiencias a este nivel, Washington 1999 (donde consiguió su primer triunfo en el Tour ante Ivan Ljubicic) y Santiago 2000 (cayó con Ronald Agenor en el debut), habían sido producto de invitaciones

En lo que fue apenas su cuarto partido en el circuito principal, Gonzo se impuso de buena manera ante el filipino Cecil Mamiit, 139 del mundo por 6-3 y 7-5. Más complicado sería su duelo de segunda ronda con el francés Anthony Dupuis (113°), a quien le ganó por 7-5 y 7-6. Para avanzar a su primera semifinal, enfrentó al también futuro Top Ten, Paradorn Srichaphan (103), derrotándolo por un doble 6-3.

Por el paso a la final, se midió con el argentino Martín Rodríguez (120°). No tuvo inconvenientes para llevarse el primer set por 6-0, pero el trasandino equiparó las acciones, consiguiendo el segundo parcial por 6-3. El tercero fue muy parejo, con el nacional logrando inclinar la balanza a su favor adjudicándose la definición por 7-5, para acceder a su primera final ATP. Años más tarde, ambos compartirían entrenador en Horacio de la Peña (con curiosa anécdota incluída en Atenas 2004), y en 2009, Rodríguez se convirtió en coach de González.

Sembrado y casi sin problemas: El camino de Nico a la final

Massú, 89 del mundo en ese entonces, era el sexto preclasificado del torneo, y en las primeras rondas no tuvo inconvenientes. En su debut derrotó al italiano Laurence Tieleman (97°) por 6-2 y 6-3, y para acceder a Cuartos se impuso por 6-4 y 6-2 al eslovaco Jan Kroslak (125°), ambos en menos de 70 minutos de partido. En Cuartos, perdió un set con el italiano Gianluca Pozzi (72°), pero consiguió dar vuelta el duelo, ganando por 2-6 6-2 y 6-2 para pasar a la ronda de los cuatro mejores por primera vez en su carrera.

En la semifinal superó al paraguayo Ramón Delgado (216°), que alguna vez supo vencer a Pete Sampras en Roland Garros. Nico superó por un doble 6-4 en un partido donde fue quebrado en las tres ocasiones que tuvo en contra. De esta manera, había final chilena en Orlando.

La gran final

Ambos estaban por primera vez en una final ATP, por lo que ambos saldrían con todo a llevarse a ese trofeo. González arrancó sacando muy bien y con su entrenador, el ecuatoriano Raúl Viver, el Bombardero ya le pegaba a todo, desde todos lados. Feña era aquel que dictaba el ritmo del partido con sus constantes tiros agresivos tanto con su derecha como con el revés, intentando quitarle tiempo a Massú en los rallys, consiguiendo quebrar en el quinto juego. El entonces 2 de Chile volvió a perder su saque al turno siguiente, para que Gonzo asegurara el primer set por 6-2.

A punta de palos, González quebró de entrada en el segundo set, y su saque seguía imparable. Tanto así que no tuvo break points en contra en todo el partido. Massú intentaba darle la vuelta al partido pero sin resultado, y el de La Reina se mantenía al mando de las acciones del partido. En el noveno juego, un segundo quiebre definió el partido, producto de una devolución ganadora de Feña que sentenciaba el 6-3 que entregaba el primer título a Mano de Piedra.

Su primera corona a nivel ATP permitió a González escalar más de 200 puestos, hasta la ubicación 144 del ránking mundial. Feña iba bien encaminado a finalizar la temporada en el Top 100, cuando una lesión en el Challenger de Biella en septiembre, justo después de haber jugado su primer Grand Slam en el US Open, le hizo cerrar la temporada en el puesto 112 del mundo. Gonzo no ingresaría a los 100 primeros del ranking hasta el Australian Open 2002, donde pasó la Qualy y llegó a Octavos de Final. Curiosamente, el futuro 5 del mundo ganó su primer ATP antes de llegar a una semifinal de Challenger (nunca ganó uno). Sus otros diez títulos, actuaciones destacadas en torneos de Grand Slam y Masters Series, y sus medallas olímpicas, son historia conocida. Pero todo empezó un 7 de mayo de 2000, frente a su inseparable compañero.