“Después de la Davis, siento que tengo la garra de Massú”
25/03/2020
“Shapovalov solo me ha ganado una vez en la vida, y yo como 15”
30/03/2020

A 22 años del número uno del mundo de Marcelo Ríos

  • Por Ariel Román E. (@arielago)

Un 29 de marzo, pero de 1998, Marcelo Ríos derrotó a André Agassi en la Final del Miami Open para lograr su tercer corona de Súper 9 y adjudicarse la primera posición del ránking mundial ATP, que Pete Sampras mantuvo por 102 semanas consecutivas desde abril de 1996. A continuación repasamos algunos de los hitos de aquel día que vio a un chileno como el mejor tenista del mundo.

El primero en muchos ámbitos

Marcelo Ríos se convirtió en el primer tenista de Hispanoamérica en alcanzar la cima del tenis masculino tras la introducción de los ránkings computarizados. Otros cuatro jugadores lo han logrado después del Chino: Carlos Moyá, Gustavo Kuerten, Juan Carlos Ferrero y Rafael Nadal. Además, fue el primer jugador del Hemisferio Sur en 24 años en llegar al número uno, tras el australiano John Newcombe en 1974. Lo siguieron Patrick Rafter, Kuerten y Lleyton Hewitt. 

Último zurdo… hasta Rafa

Antes que Ríos, hubieron apenas tres tenistas zurdos en la cima del ranking mundial: Jimmy Connors, John McEnroe y Thomas Muster. Entre el decimocuarto y último reinado de Johnny Mac y la primera semana al tope del austriaco pasaron siete tenistas diestros como número uno: Ivan Lendl, Mats Wilander, Stefan Edberg, Boris Becker, Jim Courier, Pete Sampras y André Agassi. Luego de Ríos, hubo una espera de diez años para volver a tener a un zurdo liderando a la ATP: Rafael Nadal. Curiosamente, el manacorí juega al tenis con la mano izquierda, pero escribe con su derecha.

Apenas jugó cuatro partidos como número uno

En las dos ocasiones que el zurdo de Vitacura fue el “Top One”, sólo pudo disputar cuatro encuentros con esa distinción: El primero fue por Copa Davis en Buenos Aires, donde venció a Hernán Gumy por 6-4 3-6 6-3 y 7-5. Tras esa serie, Ríos tuvo una lesión en el codo que lo marginó del Masters de Montecarlo, donde defendía el título, y cayó del puesto uno al 3. Luego de que Sampras no defendiera los puntos de su título en Cincinnati 1997, Ríos regresó a la cima del mundo. Precisamente en “Cincy”, el chileno se reestrenó como uno, pero cayó en su debut ante Daniel Vacek por 6-3 y 6-2. A la semana siguiente en Indianapolis, derrotó a un jovencísimo Bob Bryan por un doble 6-4, para caer en la siguiente ronda ante Byron Black por 5-7 6-1 y 7-5. Para intentar terminar como número uno la temporada 1998, el chileno debía ganar el ATP de Santiago, pero cayó en los cuartos de final ante el costarricense Juan Antonio Marín.

El mejor tenista del momento, por paliza

Miami era el tercer título del año para Ríos y apenas era marzo. El maestro había ganado Auckland e Indian Wells, este último, dos semanas atrás, además de haber llegado a la final del Australian Open. Hasta su corona en Key Biscayne, el nacional llevaba 25 victorias y tres derrotas. Haciendo el equivalente a los puntos de hoy, Ríos habría acumulado 3930 unidades. Suficientes para clasificarlo al ATP Finals.

“Yo soy el 1”

Durante la premiación en el Miami Open, la locución oficial del torneo consideró a Ríos como el “segundo latinoamericano en ser número uno del mundo”, haciendo alusión a Guillermo Vilas. En la transmisión chilena, Jaime Fillol aclaraba rápidamente que el argentino nunca fue número uno, pese a varios reclamos de que debió haber alcanzado la cima en 1977. Tan solo días después, el Chino viajó a Buenos Aires por Copa Davis. Ante las preguntas de la prensa trasandina, el zurdo lanzó una de sus más famosas frases: “Hace rato que me vienen comparando con Guillermo Vilas y para ser sincero, no lo conozco mucho. Lo único que sé es que él fue número 2 y yo soy el 1”.

Pato en el hotel

El histórico comentarista de Canal 13, Patricio Cornejo, no pudo estar al aire para aquel histórico día. La razón: Se encontraba en un hotel de Buenos Aires cumpliendo con su rol de capitán de Copa Davis, donde el equipo chileno enfrentaría a Argentina. Lo acompañaba el resto del equipo: Hermes Gamonal, Nicolás Massú y Fernando González, quien reemplazaría a Ríos para el cuarto punto de la serie, tras la lesión del número uno del mundo. No obstante, durante la transmisión hacían contactos con Buenos Aires para hablar con el mítico Corazón de Chileno, además de existir un registro de la celebración del equipo en Argentina.