Lama y la serie frente a Colombia en Iquique: “Esa semana la pasé muy mal”
18/07/2020
Del Potro comienza a entrenar en cancha de cara a su regreso al tour
20/07/2020

A sus 42 años, Tommy Haas sigue vigente

Foto: Eurosport

  • Por Ariel Román E. (@arielago)

Tommy Haas se ganó un estatus de jugador de culto al formar parte del primer Virtua Tennis, legendario juego de SEGA que se podía encontrar en máquinas de arcade, Dreamcast y PC. En la vida real, llegó a ser 2 del mundo el año 2002, pero nunca llegó a una final de Grand Slam, solo ganando un Masters 1000 en Sttutgart el 2001. El alemán, plata en Sydney 2000, se retiró con 39 años en 2017, pero sus últimos duelos de exhibición en Berlín han demostrado que aún posee una calidad intacta. No por nada, su última victoria en el tour fue ante Roger Federer.

Esta semana en la capital alemana, en dos superficies, Haas jugó tres partidos ante rivales de muchos kilates, y hasta 24 años menores que él, como fue el caso del italiano Jannik Sinner, de 18 años, con el que perdió estrechamente. En el vistoso hangar donde se jugó el segundo torneo, venció a Jan-Lennard Struff, de 30 años, y que juega muy bien, y cayó frente al número 3 del mundo, Dominic Thiem. Una muestra de la longevidad y vigencia del germano es que el coach del austriaco, Nicolás Massú, es un año y medio menor que él, y se retiró cuatro años antes, en 2013.

En contra de Haas es que fue un jugador plagado de lesiones. En la semifinal del Australian Open 2002, sufrió de molestias físicas cuando lideraba dos sets a uno ante Marat Safin, quien se llevó los dos siguientes sets de manera cómoda. A final de esa temporada, tuvo una grave lesión en el hombro que lo dejó fuera de toda la temporada 2003. Por gran parte de 2002 fue el 3 del mundo. Luego de unos años merodeando en el Top 30, regresó a los 10 primeros tras el Australian Open 2007 (ya sabemos qué pasó ahí).

Tras un 2008 con muchas lesiones y problemas físicos, bajó hasta el puesto 80 del mundo, hasta que una gran temporada de pasto, donde ganó Halle e hizo semifinales en Wimbledon, lo vio de vuelta al Top 20. A principios de 2010, Tommy Haas era el 17 del mundo y buscaba una vez más retornar al Top Ten, pero en esta ocasión la cadera le falló y estuvo un año más sin jugar. Luego de pasar durante casi un año entero buscando retornar al Top 100, incluso teniendo que pasar la Qualy de Roland Garros 2012, una vez más regresó al Top 20, llegando a rozar el puesto 10, quedando en la ubicación 12 hasta principios de 2014… hasta que volvió a lesionarse del hombro otra vez. Con 36 años podría haber significado el final de su carrera, pero no fue así.

En 2016 intentó regresar de nuevo, pero otra cirugía, esta vez en el pie derecho, amenazaba con acabar su larga carrera que databa desde 1996. Pero al año siguiente fue por su tour de despedida. Jugó casi todos los torneos importantes, Australia, Miami, los tres Masters de Arcilla y Wimbledon. Pero fue en Sttutgart donde causó el mayor revuelo. Luego de ganarle a Pierre-Hugues Herbert, se dio cita en octavos de final con un compañero de generación: Roger Federer. Se habían enfrentado por primera vez en semifinales de los Juegos Olímpicos de Sydney 2000. Luego de un lento arranque, Haas pareció un jugador rejuvenecido y venció al suizo por 2-6 7-6 y 6-4 en su última victoria en el tour con 39 años.


 

¿Un posible regreso?

Hoy en día, Haas trabaja como el director del Masters 1000 de Indian Wells, y bajo su supervisión, y apoyado por una fuerte inversión de Larry Ellison, dueño de Oracle, el campeonato ha tomado el sitial del “Quinto Grand Slam” por sobre Miami. En Berlín, luego de su victoria sobre el alemán por 7-6 y 6-3, Dominic Thiem se deshizo en elogios: “Estoy muy contento de haber enfrentado a Tommy. Lamentablemente nunca tuvimos la oportunidad de jugar en el tour, así que fue lindo haber tenido este duelo competitivo. Realmente admiro su estilo de juego y tuvo una gran influencia en el mío. Hoy, siento que fue un gran partido a un alto nivel, y él puede ganarle a cualquiera en un buen día”.

Jannik Sinner coincidió con Thiem, y el juvenil italiano declaró que “Tommy se habrá retirado hace unos años pero sigue siendo un campeón y lo admiro muchísimo. Cuando niño veía todos sus partidos por televisión”. Sin embargo, Haas desestima un retorno competitivo al tour: “Puedo vivir bien sin jugar”, comentó. Sin embargo, aún entrena duro y es visto cada año en Indian Wells, raqueta en mano, siendo el sparring de los jugadores que piden un instante de práctica con esta inagotable leyenda del tenis. Con Tommy Haas, nunca se sabe.