Djokovic aplasta a Nadal y logra su séptimo Australian Open
27/01/2019
Julio Peralta, casi descartado para el dobles de Copa Davis
30/01/2019

Australian Open 2019: Un poco más de lo mismo

Abierto de Australia

Novak Djokovic campeón del abierto de Australia

Por Diego Rojas

Se acabó el primer Grand Slam de 2019, donde Novak Djokovic se alzó con su séptimo Australian Open al derrotar por la vía rápida a Rafael Nadal en tres set. ¿Quiénes fueron las sorpresas, decepciones y como se viene la temporada? El análisis de todo lo que pasó en Melbourne al estilo Séptimo Game.

Dos horas y cuatro minutos. Tras un intercambio de golpes, en el cual Rafael Nadal falló nuevamente un revés, el serbio Novak Djokovic levantó por séptima vez sus brazos en una repleta Rod Laver Arena. Ya 21 años después, esta final nos hizo recordar lo rápido que perdió Marcelo Ríos contra nuestro no muy querido Petr Korda.

El Australian Open nos demostró nuevamente que en un Grand Slam es muy difícil que alguien fuera de los Big 4 (en realidad Big 3) pueda levantar un trofeo de esta envergadura. Un dato no menor: Marin Cilic sigue siendo el jugador activo más joven que ha ganado uno de los cuatro grandes.

Eso es malo, ¿o no? Bueno, el croata tiene 30 años. Es decir, nadie nacido después de octubre de 1988 ha ganado un Grand Slam. Dato durísimo que nos dice mucho del tenis masculino en la actualidad.

Si bien hubo jugadores que sorprendieron como el griego Stefanos Tpsitipas o Lucas Pouille, a todos ellos aún les falta ese partido consagratorio frente a un grande en una semifinal o, mejor aún, en una final. La llamada Next Gen aún está en deuda. Claro, si bien hay jóvenes que juegan bien, el factor mental es la gran tarea pendiente.

No es algo imposible. Como sabemos, Boris Becker ganó Wimbledon a los 17 años y Michael Chang hizo lo propio a la misma edad en Roland Garros. Se entiende, ahora son otros tiempos, pero no hay duda que existe preocupación por parte de la ATP respecto al tema “recambio”. Claramente una problemática que podremos abordar en otra nota.

Para Séptimo Game la gran sorpresa fue Rafael Nadal, quien a pesar de su derrota en la final hizo un tremendo torneo ¿Sorpresa Rafa? Sí, en la previa parecía lesionado, que llegaba con lo justo, incluso sospechábamos que en cualquier momento se lo comía el calor de Melbourne o el desgaste de jugar en hard, pero el zurdo de Manacor la rompió, sobre todo en la semifinal en donde le dio un paseo a Tsitsipas. Bien por el ‘Rafa’, mal por las nuevas generaciones. Como titulamos en la nota, más de lo mismo.

En materia de decepciones, Kevin Anderson fue uno de los grandes perdedores del torneo. El sudafricano era uno de los favoritos por su gran 2018, pero no pudo contra la fuerza de una de las revelaciones del torneo, el estadounidense Frances “LeBron” Tiafoe, y se fue para la casa en segunda ronda.

Otra de las figuras de la que se esperaba más es Alexander Zverev: el alemán tiene partidos deslumbrantes, pero a la hora de dar el batacazo en un torneo de Grand Slam siempre le pasa algo. Parecido a lo de Andy Murray en su momento, pero en este caso contra jugadores claramente inferiores a él. Al menos Andy perdía contra los grandes, en la mayoría de los casos…

Finalmente, párrafo aparte para Roger Federer, el defensor del título y quien fue derrotado en octavos por Tsitsipas por un estrecho 6-7, 7-6, 7-5 y 7-6, en un partido donde no jugó bien los puntos claves y en el cual la potencia y el físico del griego fueron mucho para el helvético. Es sabido que a jugadores como Federer o Nadal es mucho más probable derrotarlos en las primeras rondas que después de cuartos de final, y por eso es que el joven griego aprovechó su oportunidad en el momento justo.

Lo mejor y lo peor

Campeón: Novak Djokovic (lo anunciamos en los pronósticos, aunque no digamos que es gran mérito).

Revelación: Stefanos Tsitsipas y Lucas Pouille.

Sorpresa: Rafael Nadal.

Next Gen: Stefanos Tsitsipas. (Lo anunciamos en los pronósticos).

Decepción: Kevin Anderson y Roger Federer.

Mención honrosa: Roberto Bautista Agut y su tremendo comienzo de año. Campeón en Doha bajando a Djokovic, y cuartofinalista en Australia. En Melbourne se bajó a Murray en primera ronda en cinco sets; a John Millman en segunda también en cinco; paseó de forma sorpresiva a Karen Khachanov en tercera ronda y después, contra todo pronóstico, se bajó a Marin Cilic en cinco parciales. Finalmente cayó ante Tsitsipas en cuartos, pero al menos se sacó la “mufa” del 0-9 que tenía en la ronda de los 16 mejores en los Grand Slams.

Ahora nos queda esperar hasta mayo para disfrutar de Roland Garros. En estos momentos, todo indica que veremos más de lo mismo en París, al menos entre los varones.