Jarry se despide del Challenger de Phoenix
15/03/2019
A Garin se le escapa la victoria en Miami
18/03/2019

Así es el nuevo Miami Open

29 de Marzo de 1998. La devolución de André Agassi se iba larga y Marcelo Ríos levantaba sus brazos, se daba vuelta y lanzaba su raqueta al público. Era el nuevo número uno del mundo.

Una de las postales más icónicas del tenis chileno se dio en Crandon Park, Key Biscayne. Sin embargo, el Miami Open se vio en la necesidad de cambiar ante la potente inversión que realizó el Masters 1000 de Indian Wells y abandonó el histórico recinto donde se coronó el “Chino”.

Apoyados financieramente por Larry Ellison, dueño de la empresa tecnológica Oracle y un fanático del tenis, el torneo californiano pasó de la decadencia y casi el final de sus días a apodarse el Tennis Paradise. Lleva años convertido en el mejor torneo ATP del año, invirtiendo millones en remodelar los estadios y su próximo paso será la candidatura para llevar la Copa Davis al desierto. Hace tiempo que el título del Quinto Grand Slam” pasó a ser propiedad de Indian Wells.

Ante esta supremacía del primer Masters 1000 de la temporada, los propietarios del antiguo “Lipton” estaban obligados a dar un salto de calidad. IMG, empresa dueña de los derechos del torneo y que representa a jugadores, entre otros, a Nicolás Jarry, pensó en invertir cerca de US$ 50 millones en mejoras a Crandon Park, incluso construyendo nuevos estadios permanentes en reemplazo de los mecano que se armaban cada año.

Sin embargo, Bruce Matheson, un residente local cuya familia tiene control de cómo los terrenos del parque son utilizados, se opuso a la inversión y no quedó otra opción que buscar un nuevo hogar. “Queríamos quedarnos aquí”, dijo Mark Shapiro, co-presidente de IMG al New York Times. “No entiendo cómo una sola persona tiene tanto control sobre la isla”.

El torneo le pertenece a Miami

Mientras Shapiro tenía ofertas para mover el torneo a Orlando o California, apareció el dueño de los Miami Dolphins de la NFL, Stephen Ross, con la propuesta de mover el torneo a su estadio. Serena Williams, accionista minoritaria del equipo, pensó que Ross estaba loco. Pero el Hard Rock Stadium está preparado para recibir a uno de los campeonatos más icónicos del tenis mundial.

James Blake, ex 4 del mundo y director del torneo, comentó que “Nuestro objetivo siempre fue mantener el Miami Open en Miami. (Stephen) Ross vino con la idea de mover el torneo al Hard Rock Stadium y quedamos sorprendidos. Cuando vimos su plan y su pasión por el evento, la decisión fue sencilla”.

“Para diseñar el torneo no fue una discusión sobre qué era necesario tener, mas fue algo de qué tenemos que hacer para convertir este evento en el mejor del mundo“, añadió.

Se construyeron 29 nuevas canchas, un Grandstand permanente y un Court Central para 14.000 personas dentro del estadio de fútbol americano. Dentro del recinto habrá un área exclusiva para que los jugadores hagan ejercicios de calentamiento sobre el pasto de la cancha.

Además, debido a que todas las canchas con la excepción de la central se mantendrán durante todo el año, la organización invirtió en el recinto para la construcción de una Plaza del Tenis, que será el epicentro de todo lo que suceda en el torneo, incluyendo la pantalla gigante más grande del mundo tenístico.

No cabe duda que el Miami Open de 2019 será especial, cargado de nuevas sensaciones en un nuevo lugar que promete mantener el ambiente del antiguo Crandon Park. Habrá que esperar hasta el miércoles 20, cuando el Hard Rock Stadium comience a abrir sus puertas a la élite del tenis mundial.

Por todo esto es que Florida pelea por tener nuevamente al Quinto Grand Slam del tenis.