Guarachi brilla en los dobles, mientras que Barrios y Tabilo se despiden
01/08/2019
Jarry y Guarachi se desquitan accediendo a la final de dobles mixto
03/08/2019

Barrios salva la jornada para Chile luego de heroica victoria sobre Varillas

  • Por Ariel Román E. (@arielago)
  • Camila Arena y Matías Alarcón en Lima, Perú

La única noticia positiva del día en el tenis individual en los Juegos Panamericanos fue la infartante victoria de Tomás Barrios que lo metió en semifinales del singles masculino, aunque la jornada estuvo a un punto de convertirse en una negra para la delegación nacional, con las derrotas de Daniela Seguel y Nicolás Jarry.

Seguel da pelea, pero sucumbe ante la regularidad de Dolehide

Daniela Seguel (254°) se despidió en Cuartos de Final del cuadro de individuales femenino luego de una dura derrota frente a la estadounidense Caroline Dolehide (263°), por parciales de 7-5 y 7-6(1). Dolehide tomó la iniciativa en el marcador en todo momento, quebrando rápidamente el servicio de la nacional, que reaccionó de inmediato para devolver la ruptura. La paridad se mantuvo hasta el duodécimo juego, donde la norteamericana logró el break que le entregaría el primer parcial.

Seguel comenzó break abajo en el segundo set, pero remontó consiguiendo dos quiebres seguidos que la colocaban con buen aspecto para tomar ventaja. Sin embargo, otro rompimiento de Dolehide equiparó las cosas nuevamente. En el décimo juego, Seguel salvó cuatro pelotas de partido, y forzó un tiebreak, donde su oponente pasó por encima de ella, sentenciando el encuentro y su eliminación del torneo.

Barrios consigue la victoria en un carrusel de emociones

Tomás Barrios (286°) extremó recursos para cerrar un partido que, primero tenía ganado, y luego absolutamente perdido frente al local Juan Pablo Varillas (416°), al que venció por 4-6 6-2 y 7-6(6) en dos horas y 50 minutos de partido. El joven chillanejo arrancó jugando a un bajo nivel, con muchos errores y con un Varillas encendido y apoyado por el público peruano. Luego de un rápido quiebre de servicio, el crédito local se mantuvo firme para mantener su saque y así sellar el primer set.

La confianza y el nivel de Barrios fueron en aumento en la segunda manga, donde sacó a relucir todos sus recursos para quedar 5-1 y saque en un abrir y cerrar de ojos. No obstante, un break de Varillas hacía reaparecer algunas dudas, que se disiparon con otro rompimiento del chileno para igualar el encuentro.

El tercer set, fue de infarto. Barrios arrancó quebrando de entrada, pero Varillas aprovechó un relajo del chileno para romperle el saque de vuelta. Ninguno de los dos aflojó su servicio, hasta que llegó el duodécimo y eterno juego. Desde el 30-40, Barrios tuvo seis match points que el peruano consiguió salvar de todas las maneras posibles: Devoluciones anchas del chileno, derechas a la línea, y especialmente la tercer pelota de partido, donde el nacional tenía el punto prácticamente ganado, con una volea alta que no consiguió darle con la fuerza suficiente para que no volviera, y Varillas alcanzó a meter un passing que Barrios alcanzó a responder, pero su esfuerzo acabó con la pelota en la red. Al peruano también le costó cerrar ese game, teniendo múltiples ventajas antes de mandar el encuentro al tiebreak.

Dos tempraneros mini quiebres, uno gracias a una doble falta de Barrios, hacían parecer que la ventaja de Varillas sería de un irremontable 5-1. Barrios pudo comenzar a contrarrestar el déficit, pero el local se colocó 6-3 arriba, con tres match points, dos con su servicio. Con mucho temple y dos tiros en las líneas, el tres de Chile salvó esas bolas que pudieron significar su eliminación, celebrándolo con todo rumbo al cambio de lado. Con su saque logró su séptimo punto de partido, donde un revés ancho de Varillas desató el eufórico festejo del chillanejo, y su pase a semifinales, donde enfrentará al trasandino Guido Andreozzi (110°).

Revisa los highlights del dramático triunfo de Tomás Barrios haciendo click aquí.

Jarry naufraga en un mar de errores no forzados

Un muy mal partido, donde 52 errores no forzados cometió Nicolás Jarry (55°) en su derrota frente al brasileño Joao Menezes (212°), por 7-5 y 6-4. El nacional nunca estuvo cómodo en el encuentro, y pese a arrancar quiebre arriba, sus propias imprecisiones lo hicieron ceder dos veces su servicio para llegar a estar 5-2 abajo. El chileno reaccionó, pero nuevamente los errores no forzados fueron su talón de Aquiles y regaló el duodécimo game y el primer set.

Al chileno le costaba mantener su servicio y cada fallo propio era una recriminación. Irritado, incluso llegó a gritar durante un punto exigiendo el silencio, lo que le costó un hindrance. Menezes no erraba una pelota y pese a los intentos de Jarry de sacar el encuentro adelante, las equivocaciones lo perjudicaban. Finalmente en el décimo juego del segundo parcial, Jarry, el primer sembrado del torneo, cayó en una lamentable presentación, muy lejos del nivel del título en el ATP de Bastad dos semanas atrás.