Un errático Jarry queda eliminado en primera ronda de Winston-Salem
19/08/2019
Jarry tras caer en Winston-Salem: “No me pude sentir bien en ningún momento”
19/08/2019

Carlos Marchant, una voz experta para un balance de luces y sombras en Juniors

Por Leonardo Arancibia // (@leo_arancibia)

Entrando en la recta final de 2019, el año de los juniors en cuanto a competencias por equipos ha concluido con el reciente Sudamericano de 16 años disputado en nuestro país.

Por supuesto, el balance dista de ser el mejor.

A diferencia del año pasado, cuando tuvimos a las campeonas sudamericanas en 12 años, en esta ocasión nuestros mejores resultados fueron los cuartos lugares en 16 varones y 14 damas, pero el resto fue desde el octavo puesto hacia atrás.

Por eso, para poder mirar en contexto qué significan estos resultados, conversamos con Carlos Marchant, quien fuera Head Coach del tenis chileno hasta el año pasado y, sin dudas, una de las voces más autorizadas del país para analizar el tenis junior de nuestro país luego de casi 30 años de experiencia trabajando con los menores.

¿En términos generales, cómo evalúas la campaña 2019 del tenis junior, a la luz de los resultados de los sudamericanos de 12, 14 y 16 años?

Lo primero que hay que tener claro es que Chile obedece generalmente a generaciones. Es decir hay generaciones que son mejores que otras, no tenemos una tendencia como la tienen países como Argentina, Brasil o Perú en los últimos años.

En el caso de las damas, lo más relevante ha sido la participación del equipo de mujeres-14, que salieron cuartas (Martina Pavissich, Antonia Vergara y Antonia Sarria). Las dos primeras vienen demostrando ya desde el año pasado buenos rendimientos. Fueron campeonas sudamericanas en 12 años el 2018 junto a Consuelo Alarcón y las expectativas para el próximo año son altas con ellas.

En el caso de los Varones, Felipe López, Benjamín Torres y Tomás Valencia terminaron 4º en Chile en el sudamericano de 16, lo que no es menor considerando que dos de ellos tienen régimen normal en sus colegios.

Entonces si hablamos de resultados no ha sido un año bueno. Pero sí es positivo que las chicas continúen con su buena proyección. Asimismo, Felipe López es un muy buen jugador que sigue consolidándose como un buen proyecto, pero también rescato el que aparezcan otros jugadores como Torres y Valencia. Y que tuvieron muy buenos partidos en el presente torneo.

¿Cómo proyectas estas generaciones de juniors de cara a los próximos años?

Existe una mejor proyección especialmente con las chicas de la generación del 2006 (Pavissich y Vergara). Ellas ya en su primer año estuvieron a punto de clasificar al mundial y creo que seguramente lo harán el próximo año.

El resto de las generaciones muestran condiciones pero les falta desarrollo, principalmente en los aspectos de madurez en la competencia. Lo importante es que hay un grupo de chicas de 12 a 15 años que pueden desarrollarse. En estas edades no se puede ser negativo analizando solo resultados, ya que el factor madurez es un factor muy relevante en el logro de objetivos superiores.

En los varones, si bien lograron buenos rendimientos en el pasado sudamericano. Creo que ellos van un tanto atrasados en su desarrollo en la categoría superior M.18 puesto que ya debieran tener un mejor ranking ITF. Analizando ese ranking, tenemos a Felipe (1194°), Benjamín (1929°) y Tomás (no tiene ranking), mientras que dentro de los 10 mejores jugadores de hombres-18 a nivel mundial hay cuatro de la misma edad. A nivel sudamericano hay 15 jugadores dentro de los mejores 1000. No obstante, tenemos que considerar que nuestros mejores jugadores obtienen su mejor ranking en su segundo año de 18 generalmente, por lo que hay tiempo y faltan muchos torneos ITF por jugarse aún.

Desde el punto de vista más individual, ¿en qué jugadores podríamos poner la mirada para seguir el desarrollo de sus carreras?

En el caso de las damas, el análisis apunta a las chicas de la generación de 2006. En el caso de los varones, yo creo que hay que esperar los torneos de M.18 años que se realizarán en nuestro país. Son 5 torneos y ahí tendremos una visión más clara de estas categoría. En las categorías menores 12 y 14 años hay que trabajar mucho aún.

¿Qué nos está faltando para lograr mejores resultados a nivel sudamericano a este nivel?

Para mí es fundamental mejorar la competencia nacional ya que es de bajo nivel. Por lo tanto hay jugadores, que llegan a tener buen ranking, pero con bajos niveles de exigencia.

También hay falta de seguimiento de nuestros mejores jugadores, apoyos concretos para que los chicos con condiciones se puedan desarrollar. Cuando hablo de apoyos concretos hablo de posibilidades de viaje. Nuestros mejores jugadores deben tener experiencia internacional a corta edad, no buscando resultados inmediatos sino experiencia competitiva.

Además, hay que apoyar técnicamente a todos aquellos proyectos que no tengan un soporte técnico importante y hacer evaluaciones físicas permanentes, evaluaciones nutricionales, psicológicas y algo muy importante, entregarle una buena orientación a los padres ya que muchas veces son estos los que no conocen el desarrollo técnico de un jugador y cometen errores importantes en el desarrollo de futuros buenos jugadores

Resumen de las participaciones de Chile en Sudamericanos

Sudamericano 12 años Villa María – Argentina

Damas

1º Colombia

2º Perú

3º Argentina

8º Chile

Varones

1º Colombia

2º Brasil

3º Argentina

8º Chile

Sudamericano 14 años Cali – Colombia

Damas

1º Brasil

2º Venezuela

3º Perú

4º Chile

Varones

1º Argentina

2º Brasil

3º Perú

8º Chile

Sudamericano de 16 años Santiago – Chile

Damas

1º Argentina

2º Perú

3º Brasil

9º Chile

Varones

1º Paraguay

2º Bolivia

3º Perú

4º Chile