Cinco grandes partidos del ATP Tour en Chile
20/02/2020
“Ese partido con González me hizo muy bien para aprender”
23/02/2020

Chileno por una semana: Cuando Rafa Nadal revolucionó Viña del Mar

  • Por Ariel Román E. (@arielago)

“Estamos reservando una Wild Card pensando en Nadal”. Esas eran las ambiciosas, pero esperanzadoras palabras de Álvaro Fillol respecto a la posibilidad de tener al entonces siete veces campeón de Roland Garros en el ATP 250 de Viña del Mar 2013. Semanas antes del inicio del torneo, el mallorquín confirmó su visita a Chile. Nadie lo podía creer.

Tras una lesión a la rodilla, el español no competía desde Wimbledon y recientemente había descartado su participación en el Australian Open, por lo que las expectativas por su regreso se centraban en la Ciudad Jardín. Rafa llegó al país, y tras sus primeras prácticas, ante Nicolás Massú y Cristian Garin, los otros dos wild cards del torneo, comentaba que aún sentía molestias, pero que no eran nada grave. Para él el resultado no importaba, sino que eran las sensaciones tras tanto tiempo sin competir lo que valía.

Día martes 5 de febrero de 2013 y Nadal regresaba al circuito. Lo hacía en dobles junto a su amigo Juan Mónaco frente a los segundos sembrados, Frantisek Cermak y Lukas Dlouhy. La expectación era total en Las Salinas como en España. Se transmitió el partido en horario prime en Europa, a cancha totalmente repleta. Y fue como si Rafa nunca se hubiese ido: Un impecable 6-3 y 6-2 selló su retorno a la competición. Rafa salía de la cancha, ya fuese un entrenamiento o un partido, y estaba hasta 20 minutos firmando autógrafos y sacándose fotos. No paraba nunca de ser el gran campeón que es.

Al día siguiente, llegaba el debut en individuales ante Federico Delbonis, quien venía de un extenuante duelo frente a Guido Pella. Pese a arrancar break abajo, Nadal dio una clase magistral de cómo se juega el tenis en arcilla. Para deleite del público local, que celebraba los puntos de Rafael como si fuera Chile en Copa Davis, el entonces 5 del mundo consiguió un contundente 6-3 y 6-2 para instalarse en Cuartos de Final.

Dos días después, Rafa enfrentaría al también español Daniel Gimeno Traver. Un sólido 6-1 y 6-4 instalaba a la Fiera en la ronda siguiente, donde barrió por un doble 6-2 a Jeremy Chardy. Quedaba solamente la final ante el argentino Horacio Zeballos.

El domingo todo era una fiesta en Viña del Mar. Estadio absolutamente repleto para ver a Rafa jugar una final ATP en Chile. Zeballos prácticamente era un invitado más, pero que quería aguar la celebración. El marplatense se tomaba con mucho humor la situación, y así lo comentaba en Twitter antes del partido:

En un emocionante encuentro, Nadal tomaba la ventaja inicial llevándose el primer set por 7-6. Zeballos estaba para darle una dura pelea al español y los dos zurdos estaban protagonizando un partido de altísimo nivel. En el segundo parcial, tampoco se pudieron sacar ventajas, volviendo a llevar el match a un tiebreak. El mundo se preparaba para ver a Rafa campeón en Viña. Pero el Zebolla no dijo lo mismo y envió el partido a un tercer episodio.

Ahí las cosas fueron dramáticas: Rafa logró de inmediato el primer quiebre del partido, pero la ventaja se esfumó al instante con un break de vuelta de Zeballos. Fueron golpe a golpe, con Nadal salvando una chance de quiebre en el octavo game para impedir que el argentino sirviera por el campeonato. No obstante, un muy buen décimo juego del trasandino le permitió romper el servicio del manacorí para instalar el shock en todo el mundo: Horacio Zeballos le ganaba una final en arcilla al mejor arcillero de todos los tiempos por 6-7 7-6 y 6-4. Nadal se iba con las manos vacías de Viña del Mar.

Pero pese a la derrota, Rafa solo tenía palabras de agradecimiento para Chile y su público: “La experiencia fue inolvidable, de las mejores que he vivido y ojalá que no sea la última vez que pueda jugar aquí en Chile. Evidentemente que el calendario es el que es, no está sencillo, pero al fin y al cabo cuando van pasando los años y llevas años en el circuito te gusta jugar en sitios donde te sientes bien, donde la gente te quiere y aunque recibo un gran apoyo por donde voy, en todo el mundo, pues esta semana ha sido especial y la voy a recordar”.

Unos meses después, cumplió con su palabra y regresó al país para jugar una exhibición con Novak Djokovic. En esa doble cartelera en el Movistar Arena, también se homenajeó a Nicolás Massú, quien se despidió del tenis con una victoria ante David Nalbandián.

2013 fue una edición inolvidable del ATP chileno. Massú se despidió luchando del torneo de su ciudad natal, y aparecía una nueva estrella que iluminaba el camino para el recambio: Cristian Garin ganó su primer partido en el tour con apenas 16 años. Pero quien se llevó todos los flashes y los aplausos del público fue Nadal. La ilusión y el sueño de todos es tenerlo de vuelta algún día en el Chile Open.