Serie de Copa Davis entre Chile y Eslovaquia sería pospuesta para 2021
24/06/2020
Cancelada la Copa Davis 2020: Finales de Madrid se jugarán en 2021
26/06/2020

De la Qualy a los Cuartos: La mejor actuación chilena en Wimbledon

  • Por Ariel Román E. (@arielago)

Apenas cuatro chilenos han podido llegar al selecto grupo de los ocho mejores en singles de Wimbledon: Anita Lizana, Luis Ayala, Ricardo Acuña y Fernando González. La primera vio detenidos sus intentos por ganar su segundo Grand Slam por la Segunda Guerra Mundial. El segundo cayó ante el eventual campeón en dos de las tres ocasiones que llegó a dicha instancia, mientras que el último sucumbió ante el mejor jugador de todos los tiempos en pasto. El tercero, no obstante, llegó a Cuartos de Final en la Catedral proveniente de la Qualy en 1985, ganando siete partidos seguidos.

Al llegar a Roehampton, la historia casi no se cuenta: En su primer partido de Qualy, Acuña debió salvar un match point ante Mike Baroch en su victoria por 6-7 7-6 y 6-3. En la segunda ronda, despachó al estadounidense Cary Stansbury por 6-3 y 6-4, mientras que para ingresar al cuadro principal, batió por 6-4 6-4 y 7-6 al también americano Marcel Freeman.

Acuña era el 133 del mundo en ese entonces, y en los dos años anteriores había alcanzado la tercera ronda en la Catedral. En el debut, debía enfrentar al francés de origen argelino Tarik Benhabiles (67°), a quien venció en cuatro parciales, por 6-3 4-6 6-1 y 6-2.

El mejor triunfo de su carrera

En la segunda ronda lo esperaba el australiano Pat Cash (7°), sexto sembrado del cuadro y especialista en la superficie. Cash venía de vencer en cinco apretados sets al estadounidense Todd Nelson, regalando sus muñequeras y cintillos al final del encuentro, una tradición inventada por el oceánico en ese encuentro y que se ha hecho común en el tenis hoy en día.

El encuentro se iba a disputar en el Court 2 de Wimbledon, el famoso “Cementerio de Campeones”, donde han caído incontables leyendas que han llegado a levantar el codiciado trofeo londinense. Acuña partió muy bien, llevándose el primer set por 7-6. Y el segundo set fue mucho mejor aún, con el chileno tomando una ventaja de dos sets a cero al llevarse la manga por 6-3.

Cash comenzó a repuntar en el tercer set, consiguiendo empatar las cosas a dos parciales por lado tras llevarse las mangas por un marcador de 6-3 y 7-6. Sin embargo, en el quinto y definitivo set el nacional consiguió un crucial break que le daría un gran impulso. Cuando el final del duelo se acercaba, estando Acuña 5-3 arriba, sacando Cash 30-0, se largó a llover en Londres y el desenlace debió ser aplazado para el día siguiente.

Apenas cuatro puntos separaban a Acuña de una enorme sorpresa en Wimbledon, y solo ganar su servicio sería suficiente para conseguir el triunfo. Y el “chileno volador” lo tuvo en mente durante toda la noche. La crónica de Deporte Total de aquel partido relata que el nacional practicó saques por una hora antes de la reanudación, y vaya que resultó. Luego de que Cash mantuviera su saque, Ricardo Acuña se mostró firme para cerrar el duelo. 40-15 y con un ace a la T, el 131 del mundo daba el golpe a la cátedra al superar al siete del mundo por 7-6 6-3 3-6 6-7 y 6-4.

Acuña conseguía repetir la tercera ronda de 1984 y 1983, año en donde precisamente había sido eliminado por Cash, que ganaría Wimbledon en 1987. “Soñé miles de veces que servía un ace en match point”, comentaría el chileno.

En tercera ronda venció al 23 del mundo, el estadounidense David Pate (23°) por 7-5 6-4 y 6-2, mientras que para acceder a Cuartos de Final, se impuso ante el también Qualy, Robert Seguso (224°), especialista en dobles, por parciales de 6-4 7-6 y 6-2. En Cuartos, lo esperaba el dos veces campeón Jimmy Connors.

Sueño terminado

Connors era el finalista de la edición anterior y dos veces ganador en Wimbledon. Y parecía estar decidido a buscar la redención de la paliza recibida de parte de John McEnroe en la final de 1984 (6-1 6-1 y 6-2). El norteamericano, con muchísima más experiencia que Acuña, le embocó un rápido 6-1 en el primer set. Pese a que el chileno se repuso y estuvo muy cerca de igualar el encuentro, cedió los dos siguientes sets para despedirse en la ronda de los ocho mejores del torneo, por 6-1 7-6 y 6-2 en una actuación recordada hasta el día de hoy. Solo cinco jugadores han logrado llegar a Cuartos o más desde la Qualy, siendo Acuña el único sudamericano.

Acuña escaló hasta el puesto 59 del mundo tras su actuación, consiguiendo al año siguiente su ubicación más alta en el ránking ATP: 47. Tres años más tarde, volvió a superar la Qualy, llegando a la tercera ronda.

El “Chileno Volador” le hace justicia a su apodo: Acuña consiguió 70 victorias en el circuito, de las cuales 26 fueron en pasto, alcanzando la final en Itaparica en 1982 (cayendo ante Jaime Fillol).

Hoy, Ricardo Acuña lucha contra el Alzheimer desde hace más de cuatro años. El tenista, radicado hace décadas en Estados Unidos, trabajó para la USTA como entrenador y sirvió de coach de jugadores como Brian Baker, Amer Delic, Frances Tiafoe y John Isner.