Rafa avanza sin jugar y ‘Coco’ Gauff enfrentará a la número uno Osaka
30/08/2019
Wawrinka hace recordar sus mejores días, mientras que regresa el Federer Express
02/09/2019

Djokovic despeja las dudas, mientras que Medvedev vence con polémica

  • Por Ariel Román E. (@arielago)

Una jornada con más sabor fuera que dentro de la cancha fue la de este viernes en el US Open. Los favoritos siguieron su paso triunfal a los octavos de final, en una jornada marcada por la polémica en los partidos nocturnos.

Federer y Williams deslumbran bajo la luz del sol

En una movida bastante extraña, la organización del torneo decidió colocar a sus dos principales estrellas abriendo los fuegos en la Arthur Ashe. Roger Federer inauguró la jornada diurna en la cancha central con un convincente triunfo sobre el británico Daniel Evans por 6-2 6-2 y 6-1, con una considerable mejora respecto a sus partidos anteriores, donde cedió el primer set tras lentos arranques.

Sin embargo, el suizo hizo más noticia luego de su duelo que la victoria en sí. Visiblemente molesto al ser consultado si él pedía que lo programaran a su conveniencia: “Esto no es un “Roger pide, Roger tiene”. Recuerda esto porque he escuchado esta mierda varias veces. Estoy harto y cansado de esto. Sólo damos nuestra opinión”.

En la Louis Armstrong, Álex de Miñaur, verdugo de Cristian Garin el día anterior, venció por primera vez a un jugador Top Ten para acceder a la cuarta ronda. El australiano batió a Kei Nishikori por 6-2 6-4 2-6 y 6-3 y será el oponente de un renacido Grigor Dimitrov.

Luego de haber sido exigida al máximo por la juvenil Caty McNally, Serena Williams no tuvo inconvenientes en derrotar a la checa Karolina Muchova por parciales de 6-3 y 6-2 en la Ashe. El domingo, enfrentará a la croata Petra Martic.

Karolina Pliskova sudó para obtener su pase a octavos. Estaba set y break arriba frente a la tunecina Ons Jabeur pero la africana reaccionó a tiempo para igualar el partido. Jabeur desaprovechó una infinidad de chances de quiebre, concretando apenas 5 de 23,  mientras que Pliskova sólo dejó pasar tres de sus 10 oportunidades, para imponerse por 6-1 4-6 y 6-4. La número tres del mundo ahora enfrentará a la siempre difícil Johanna Konta.

La segunda del ranking mundial, Ashleigh Barty, demostró su favoritismo al imponerse por 7-5 y 6-3 sobre la griega Maria Sakkari. La australiana, está en octavos de Nueva York por segundo año consecutivo, igualando su mejor actuación en Flushing Meadows.

Una sabrosa jornada nocturna

¿Jugaba Djokovic o no? – Esa fue la pregunta que se hicieron todos los medios de prensa y fanáticos alrededor del mundo sobre el número uno del mundo. Mientras Madison Keys derrotaba a Sofia Kenin en el primer turno nocturno de la Arthur Ashe, Novak Djokovic sembraba la incertidumbre. Tenía programado calentar a las 17 horas, pero apenas hizo acto de presencia en Flushing Meadows a las 18:45, para entrenar a las 19:30. Es ahí donde vino lo peor: En las canchas de entrenamiento, el serbio se enfrascó en áspera discusión con un fan, quien le gritó acerca de retirarse del torneo. Djokovic debió ser separado por su coach, Goran Ivanisevic.

Ya en la cancha, Djokovic disipó todas sus dudas. Venció con categoría al local Denis Kudla por 6-3 6-4 y 6-2 y selló un electrizante choque frente a Stan Wawrinka el domingo, en la reedición de la final de 2016. Nole declaró post partido que jugó sin dolor alguno en su hombro, molestias que sintió durante el partido frente a Juan Ignacio Lóndero.

Pero la historia del día tenía que llegar al final. Daniil Medvedev y Feliciano López protagonizaron el mejor partido del viernes en la Louis Armstrong, con el veterano español sacando su mejor nivel, pero el partido se inclinó a favor del ruso por 7-6 4-6 7-6 y 6-4. El duelo no estuvo exento de polémica: El ruso tuvo una mala actitud con un ballboy al tironearle una toalla. El público reaccionó con pifias y Medvedev respondió de la siguiente manera:

Luego del partido, el campeón de Cincinnati quiso apagar el fuego… con bencina. En su entrevista post-partido declaró que: “Quiero que todos ustedes sepan, cuando se vayan a dormir, que gané gracias a ustedes. (…) Me dieron energía para cinco partidos más”.