David Ferrer probará dos semanas como coach de Alexander Zverev
05/07/2020
ATP anuncia cambios temporales al Ránking para el regreso del circuito
06/07/2020

El calvario de Soderling: “Llegué a buscar en Google cómo suicidarme”

  • Por Ariel Román E. (@arielago)

El ex tenista sueco y capitán de Copa Davis de ese país, Robin Soderling, confesó que sufrió de ataques de pánico y ansiedad durante su mejor rendimiento deportivo en 2010, que sumados a la mononucleosis con la que tuvo que batallar en 2011, lo forzaron a retirarse de la actividad definitivamente en 2015.

Soderling, verdugo de Fernando González en la semifinal de Roland Garros 2009, reveló que previo a que se le detectara la enfermedad, que también la sufrió Roger Federer, aunque de manera más leve, estaba sufiendo de problemas relacionados con salud mental.

“Tenía ansiedad constante, me roía por dentro. Me sentaba en el departamento y miraba al vacío sin entender, el ruido más pequeño me provocaba pánico. Cuando una carta caía en la alfombra, me entraba tal pánico que me caía al suelo. Si sonaba el teléfono, temblaba de miedo”, relata el ex 5 del mundo a Sveriges Radio, la emisora radial pública de ese Suecia.

En 2011, luego de derrotar a David Ferrer en la final del ATP 250 de Bastad en su país, junto a su esposa decidió manejar los 550 kilómetros que separan Bastad de Estocolmo. Sin embargo, durante el camino su vista comenzó a nublarse y no podía oír nada, con su esposa teniendo que conducir. Nunca más volvería a competir en el circuito ATP.

“Me entró pánico, comencé a llorar. Lloraba y lloraba. Cada vez que pensaba en salir a la cancha, me daba miedo. Por primera vez sentí que independientemente de cuanto quisiera, no podía, ni aunque me pusieran una pistola en la cabeza. Llegué a buscar en Google cómo suicidarme“. Aunque aseguró que realmente no quería morir, “cualquier cosa era mejor que esta vida en el infierno”.

Cuatro años después de ese título en Bastad, Soderling dejó de intentar una vuelta a la actividad y anunció su retiro definitivo, aunque tardó más tiempo en recuperar su salud mental: “Rara vez hablamos de problemas mentales en la elite deportiva mundial, por eso quería contarlo. A los que se dedican al deporte y a sus padres les digo que entrenen duro y se lo tomen con calma. Haz deporte y sueña, pero si tienes éxito, mantén la perspectiva y búscate una vida, algo que yo no he hecho hasta ahora”, finalizó.