Tenis junior en Chile: Un universo paralelo
12/03/2019
Del Potro evalúa una nueva cirugía
12/03/2019

El enigmático caso de Julio Peralta

Por Matías Alarcón

Pasó la Copa Davis, Chile clasificó al Grupo Mundial y todos estamos felices. Bueno, casi todos…

El triunfazo contra Austria escondió lo que podríamos denominar como un “enigmático caso”. Hablo de Julio Peralta, que fue a Salzburgo a pesar de no jugar contra los locales por una lesión en la muñeca derecha. Hasta ahí, todo suena bastante normal.

Desde aquella victoria de Chile, el veterano doblista no ha aparecido inscrito en ningún cuadro ni tampoco se ha conocido información sobre su lesión. Para ser exacto, desde el 25 de octubre de 2018 que el tenista nacional no toma la raqueta dentro de una cancha en la alta competencia. Aquella vez cayó en semifinales del ATP 500 de Basilea junto a Horacio Zeballos.

Entonces, ¿por qué se nominó a Peralta a la Copa Davis?

Hagamos un poco de memoria y remontémonos a marzo de 2016: Peralta ganaba el ATP 250 Sao Paulo y comenzaba a soñar con la opción de jugar los Juegos Olímpicos de Río 2016. Sin embargo, a “Big Julius” le faltaba un requisito muy importante: jugar por Chile en Copa Davis.

Cae de cajón que la nómina de Nicolás Massú fue para ayudarlo a conseguir ese objetivo, sumado a un buen nivel en la disciplina. Más que entendible. Sin embargo, en julio de 2016 Peralta le dice que “no” a Massú para venir a jugar contra Colombia en Iquique. La razón del doblista es que prefería disputar algunos torneos ATP en Europa. Es decir, cuando necesitaba el cupo para Río aceptó, y cuando había que meter a Chile de regreso en el repechaje del Grupo Mundial, no lo hizo. ¿Cómo es la cosa?

Luego vinieron ausencias justificadas contra Ecuador – cuadro agudo de desgarro del músculo pectoral mayor derecho – y ante Argentina en abril de 2018 -por problemas en su espalda-.

Pero lo realmente importante acá es lo que pasó en Salzburgo 2019. Desde el ojo tenístico realmente no se explica la nominación de Peralta. Alguien que no puede agarrar la raqueta durante tres meses, que viene sin rodaje y sin disputar duelos por los puntos, probablemente no debería ser considerado en una serie tan importante. Peor aún, ya llegamos a cinco semanas y no tenemos rastro alguno de “Big Julius”. Nadie sabe en qué anda.

Peralta llegó a Austria el martes de la semana de la Davis. Ese miércoles, a vista de todos, entrenó sólo 45 minutos mostrando un vendaje en la zona afectada. Por supuesto que el jueves, en la previa del duelo ante los austríacos, Julio miró el entrenamiento de Tomás Barrios y Hans Podlipnik, que a la postre fue la dupla en cancha.

La bolsa en dinero desde que Kosmos se hizo cargo de la Davis es suculenta. Esa es la verdad. Cuando Garin conectó el ace abierto ante Rodionov para cerrar la serie a favor de Chile, a los jugadores y Federación les llegó una cifra importante de dinero.

Vamos al grano: las interrogantes de la nominación surgen porque Julio, según múltiples fuentes, recibió cerca de 9 millones de pesos sólo por asistir a la cita en Austria. ¿No era mejor nominar a Alejandro Tabilo que terminó bien el año o también a un Bastián Malla que busca generar recursos que lo ayuden a viajar para competir con mayor frecuencia? Esos 9 millones de seguro le servirían mucho más a  ellos que a Julio.

Repito: nunca existió la chance de que Julio Peralta jugara contra Austria. Básicamente viajó y cobró.

En conferencia de prensa se le preguntó a Massú la razón de la nominación de Peralta. Por supuesto, la respuesta del capitán fue que Julio le hace bien al equipo, pues con sus conocimientos en dobles puede aportar mucho. Bueno, si se ocupan esos argumentos de “por el bien del camarín”, también se me viene a la cabeza Gonzalo Lama, que fue clave en el proceso desde la serie contra Barbados y que tiene mucha más llegada (y cercanía) con todo el equipo nacional. No hay que ser experto en tenis para decir que se sabía que Peralta no jugaría y que Massú sabía sobre sus dolencias físicas.

Como mencioné anteriormente, Peralta aún no aparece en ninguna lista de inscritos en el circuito, y de su regreso a las canchas poco y nada se sabe. Julio desapareció antes y post Copa Davis, motivo por el cual su enigmático y fugaz paso por Austria nos deja con más incertidumbres que certezas. 

Curioso. Muy curioso.