Del Potro sufre, pero vence a Nishioka y avanza a 3ra Ronda
30/05/2019
Wawrinka supera a Tsitsipas en una emocionante Cuarta Ronda
02/06/2019

Fernando González recuerda su victoria ante Murray en Roland Garros

  • Por Ariel Román (@arielago)

Diez años exactos han pasado desde que Fernando González venció a Andy Murray, número tres del mundo en ese entonces, para acceder a la semifinal de Roland Garros 2009. El 6-3 3-6 6-0 y 6-4 con el que superó al escocés, hizo que el Bombardero de La Reina se convirtiera en el único chileno en la historia que jugó semifinales en dos Grand Slam diferentes. Junto a Séptimo Game, el triple medallista olímpico revive ese memorable encuentro.

«Yo había tenido un problema de salud durante el torneo«, revela González. «Había tenido fiebre, me tuve que retirar del dobles donde estábamos en Cuartos de Final (con José Acasuso). Me sentía un poquito débil, jugué en Octavos con (Victor) Hanescu, fue un partido rápido, pero no me sentía del todo bien».

«Estaba para algo grande»

«Ese día hacía bastante calor, pero estaba jugando súper bien. Yo sentía que podía tener el control del partido, y así sucedió», señala el ex 5 del mundo. «La cancha estaba rápida, lo cual era bueno para Murray, pero la superficie me favorecía a mí. Jugué a un gran nivel, nunca dudé en ese partido, busqué hacer cada punto, tomar la iniciativa siempre«.

«Recuerdo un punto bien largo, donde Murray me devolvió tres o cuatro remaches, casi que los tenía ganados. Y él, por supuesto, es un grande del tenis, un gran competidor, muy vivo para jugar. Recuerdo que ese partido fue increíble, porque el tercer set le gané 6-0, y nunca me imaginé ganarle a un jugador como Murray por 6-0, por más que sea un sólo set. Al final, cuando saqué por el partido, no pude cerrarlo, y finalmente le quebré el saque y me pude llevar la victoria, lo que fue un alivio. No iba a ser muy bueno para mí jugar un quinto set».

«Estando ahí, en instancias importantes de un Grand Slam, jugando bien, sentía que estaba para algo grande. Nadal ya había perdido por primera vez en Roland Garros y yo estaba jugando muy bien. Uno de repente cae en la ansiedad de pensar un poco más adelante, pero ahí, contra Murray, no lo pensé tanto. Cuando uno va viviendo el día a día, punto a punto, es cuando de verdad uno mejor juega».