Wimbledon cobrará millonario seguro tras su cancelación
06/04/2020
A 20 años de la serie de los sillazos entre Chile y Argentina en el Parque O’Higgins
07/04/2020

González vs Blake: Una rivalidad de alto vuelo

  • Por Ariel Román E. (@arielago)

Los partidos que sostuvieron Fernando González y James Blake siempre daban algo que hablar. Se enfrentaron en diez ocasiones y las últimas siete fueron victorias del chileno. Sin embargo, cada duelo podía ser visto como una batalla de dos jugadores de potentes golpes para demostrar quién era el mejor hard hitter del circuito.

La primera vez que se enfrentaron fue en 2002 en la arcilla del Masters Series de Roma, en los Octavos de Final. En la primera ronda, González, proveniente de la Qualy, logró su primer triunfo ante un Top Ten derrotando al quinto sembrado Tim Henman. Ambos llegaron a esa instancia ganando sus dos primeras ruedas en tres sets, y este duelo no fue la excepción. El chileno consiguió ganar el primer set, pero la mayor regularidad del estadounidense fue más en los siguientes parciales y Blake se quedó con el pase a Cuartos por 4-6 6-3 y 6-3.

Blake en Roma 2002

En el último torneo de la temporada, el Master Series de París en ese mismo año 2002. González ya había dado el salto al Top 20 y semanas antes había sido finalista en la carpeta de Basilea. Sin embargo, el norteamericano volvió a imponerse sobre el chileno, en la primera ronda del torneo francés. En una hora y 52 minutos, y sin perder su servicio, Blake derrotó a González por 6-7 6-4 y 6-4.

Pasó un año y en el mismo campeonato parisino bajo techo, también en el estreno, el estadounidense conseguía su tercera victoria en fila sobre Feña, que en ese entonces era el 34 del mundo. En una hora exacta de juego, a Blake le bastó un quiebre en cada set para imponerse por 6-3 y 6-4.

Luego de un 2004  muy dispar, donde González le brindó la primera medalla de oro olímpica a Chile junto a Nicolás Massú, y Blake sufrió un accidente en el Masters 1000 de Roma donde se fracturó una vértebra en el cuello, ambos se midieron en el primer partido de la temporada 2005 en el ATP de Auckland. González logró ganar un primer set muy disputado, para ir con todo en la segunda manga y llevarse el encuentro por 7-6 y 6-1. El chileno consiguió ser campeón en el cemento neozelandés esa semana.

González en su debut en Auckland 2005

Un par de meses después se midieron en Indian Wells, donde Blake debió aceptar una Wild Card para participar, ya que era el 151 del mundo. En la tercera ronda, y luego de que el local venciera al siempre difícil Nikolay Davydenko y el chileno al potente sacador Greg Rusedski, tuvieron su quinto enfrentamiento. Luego de un mal arranque, González se repuso de un tempranero quiebre para llevarse el primer set, pero tres quiebres consecutivos de Blake igualaban el partido. El chileno volvió al partido en el tercer parcial para avanzar a los octavos de final luego de ganar por 6-4 0-6 y 6-3.

Remontada histórica en Rancho Mirage

El tercer triunfo de González sobre Blake tiene tintes épicos. En Cuartos de Final de Copa Davis en el pasto de Rancho Mirage, California, el chileno consiguió un triunfo increíble sobre la segunda raqueta estadounidense. Cuando el nacional servía para quedarse con el primer set, Blake quebró y comenzó a sacar su mejor tenis a medida de que Mano de Piedra se desmoronaba. En la segunda manga, el uno de Chile sencillamente no estuvo, y un quiebre en el inicio del tercer parcial hacía que una inapelable derrota pareciera inevitable, hasta que llegó el milagro. Blake servía 7-6 6-0 5-4 30-15 por el partido, y un drive invertido cruzado de González parecía que se iba apenas ancho, y así lo cantó el juez de línea. El capitán Hans Gildemeister peleó ese cobro y consiguió que se repitiera el punto. Con un winner de devolución de revés paralelo, el chileno ganó ese punto y con otra devolución ganadora de revés consiguió el quiebre que lo sacaba del borde del abismo. Ese set se fue al tiebreak, que González se adjudicó para seguir con vida.

Uno de los más recordados triunfos de González por Copa Davis fue ante James Blake

En el quinto juego del cuarto set, el revés le volvía a dar réditos al chileno que quebraba para tomar una crucial ventaja que significó que el duelo se fuera a un parcial definitivo. Ahí pareció que se le volvía a escapar el duelo al Bombardero, que llegó a estar 1-4 abajo, pero resurgió mostrando un gran tenis para emparejar la cuenta una vez más. Un par de buenas devoluciones le permitieron a González tener la chance de sacar por el match en el duodécimo juego, sin embargo, Blake le quebró en cero. Sirviendo el estadounidense en 7 juegos iguales, 40 iguales, González colocaba una derecha profunda en la línea que forzaba el error del jugador local, pero fue cantada mala de manera polémica por el juez de silla. Luego de una devolución ganadora en el siguiente punto, Mano de Piedra le hacía el gesto de los jueces de línea al señalar una pelota como buena con sus brazos en señal de disgusto, mientras Gildemeister peleaba con los árbitros de la serie.

Una vez más su revés le ayudó a González en un juego importantísimo, sacando 7-8 abajo para seguir peleando en ese primer punto, pero dos misiles con su derecha y un gravísimo error en un approach del norteamericano le entregaron un break point a favor en 8 iguales. 30-40 y Blake comete una doble falta que le costaría carísimo. 9-8 y saque para Feña en el quinto, y arrancaba con un ace. Tras un error no forzado, otro saque imparable lo ponía 30-15. En 30 iguales, una devolución larga de Blake le daba el primer match point del partido al uno de Chile, que dejaba escapar tras una buena devolución y posterior subida a la red del local. 40 iguales y con un ace de segundo saque el nacional disponía de su segunda bola de partido, la que aprovechó con un tremendo ace a la T. 6-7 0-6 7-6 6-4 y 10-8 fue el score de un partido que acabó siendo un carrusel de emociones.

González estuvo al borde de la derrota, pero lo supo dar vuelta

Cuartos en los cuatro Grand Slams

Luego de derrotar al ídolo local Lleyton Hewitt en la tercera ronda del Australian Open 2007, González chocaba ante el quinto sembrado y reciente finalista del Torneo de Maestros de Shanghai, James Blake, por un cupo en los cuartos de final del primer Grand Slam del año. El partido arrancó con un quiebre por lado, y el chileno llegó a salvar tres set points en el 5-4 de la primera manga. Al juego siguiente, y con la marca de la casa, el 9 del mundo consiguió el break y se quedó con la primera manga por 7-5 tras ganar su saque.

Blake arrancó quebrando en el segundo set luego de una devolución afortunada y llegó a estar 4-1 arriba. En el séptimo juego, de estar 4-2 40-0 arriba el estadounidense con su saque, fue quebrado y el chileno consiguió enhebrar 5 juegos consecutivos para llevarse la manga por 6-4. González quebró de entrada en el tercer set y establecer dominio total de las acciones, e incluso dispuso de dos match points en el noveno game, que Blake consiguió salvar y logró un break para equiparar el parcial, igualdad que se mantuvo hasta el tiebreak. Dos errores no forzados del quinto sembrado le entregaron tres nuevos puntos de partido a Feña, aprovechando el segundo con su 18° ace del partido para sellar con un 7-5 6-4 y 7-6 su paso a Cuartos de Final en ese histórico Australian Open 2007, asegurando el haber llegado a la ronda de los ocho mejores en todos los Grand Slams.

Blake fue víctima del gran paso de González por Australia en 2007

Más tarde en el año, se volvieron a medir en la Copa Mundial por Equipos de Dusseldorf en la semana previa a Roland Garros, donde González volvió a imponerse, esta vez dando vuelta un 2-5 en el segundo set para superar a Blake por 6-4 y 7-5 en la fase de grupos del torneo alemán.

Polémica y lágrimas que valieron una medalla

El noveno y penúltimo enfrentamiento entre ambos fue el más importante de todos: Semifinales de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. Blake venía de sorprender a Roger Federer en cuartos de final, mientras que González avanzaba con un arrollador paso en búsqueda de esa final que le fue esquiva en Atenas.

Luego de un parejo inicio, Blake tomó la ventaja tras quebrarle a González en el décimo juego y así llevarse el primer set por 6-4. El chileno tuvo un arranque prometedor en el segundo episodio, logrando un break de entrada, pero su rival conseguía devolverle la gentileza de inmediato. Siguieron saque a saque, hasta que en el undécimo game Blake cedió y le entregó una crucial ruptura al nacional que ratificaría con su servicio para definir el pase a la final olímpica en el tercer set.

Cada juego al servicio que pasaba, Blake le ponía más presión al doble medallísta olímpico en la definición. En el sexto game, Feña salvó tres break points cruciales que le permitían seguir con vida. Continuaron “combo a combo” con sus saques, hasta el duodécimo juego. Parecía que se venía la noche para el chileno. 5-6 0-40. Triple match point para Blake… y segundo servicio. El norteamericano tomó la iniciativa haciendo retroceder a González que en tres ocasiones sólo atinó a defender y poner la pelota en juego con su derecha. Tras el tercer drive, le quedó una pelota blanda al neoyorquino para cerrar el partido, pero la mandó afuera. 15-40. Gran primer saque a la T de Fernando, derecha invertida cruzada y subida a la red, y la devolución de Blake queda en la red. 30-40. Primer servicio abierto por el revés, y la marca de la casa, un drive invertido cruzado de antología para salvar todos los puntos de partido. Feña se negaba a repetir lo sucedido en Atenas.

Seguían palo a palo hasta el 8-9 del tercer set, en el primer punto, Blake corrió toda la cancha para contestar una volea de González. La pelota iba al cuerpo, el chileno se movió un poco y la pelota se fue larga. El estadounidense creyó que el punto era suyo, hasta que el juez de silla, Carlos Bernardes dijo “15-0”. Blake se devolvió para discutir con el brasileño, porque estaba completamente seguro de que la pelota había rozado la raqueta de González, y había esperado que el chileno asumiera y le entregara el punto, cosa que no sucedió. Feña mantuvo su saque ante un oponente que seguía molesto por aquel incidente. 9-9 y al Bombardero se le iba un break point. 40 iguales y estaban derecha contra derecha, hasta que el uno del país cambió el ritmo y le metió un misil por la paralela para generar otro punto de quiebre, que aprovecharía tras una derecha larga muy similar al primer match point que tuvo Blake.

González sacaba para partido y fácilmente se colocó 40-0. Triple match point a favor. El primero se fue con una devolución por la paralela que cayó justo en la línea. El segundo, con otro revés paralelo al todo o nada de Blake. El tercero se desvaneció con otro winner de revés, esta vez a los pies del chileno que subía a la red. 40 iguales y de vuelta a sufrir. Primer saque abierto de Feña y el norteamericano se la jugó con todo a la paralela. El juez de silla la cantó buena, pero Gonzo pidió Challenge. Apenas ancha y nuevo punto de partido para Chile… y doble falta. Seguía el suplicio. En un intercambio donde el de La Reina se defendía con slices de revés, Blake enviaba una derecha invertida afuera y llegaba la quinta oportunidad de asegurar una medalla. Al igual que en Rancho Mirage, primer saque a la T, pero en esta ocasión Blake la devolvió… a la red. 4-6 7-5 11-9, en casi tres horas de partido. González levantaba sus brazos y se quitaba esa espina de la torcedura de tobillo sufrida en Atenas. Tras el incidente del “touch”, Blake apenas estiró la mano para saludar a su rival. Pero eso no le importó a González, que se emocionó tras su triunfo, y su llanto en la cancha central fue la portada de todos los diarios. Conseguía la última medalla olímpica de Chile hasta hoy.

Emoción a flor de piel tras el paso a la final olímpica

Seguía la polémica

Luego del partido, Blake se quejó a la prensa del incidente, comentando que “Estamos en los Juegos Olímpicos, en lo que se supone que es un deporte de caballeros. Ese es el momento de cobrar (el touch) de parte propia. Fernando me miró a los ojos y no la cantó. Quizás no debería esperar que la gente tenga altos estándares de deportividad, pero sí esperaba algo más en unos Juegos”.

Al año siguiente, en la tercera ronda de Indian Wells se enfrentaban por primera vez desde Beijing. Y Blake volvió a encender el ambiente con lo sucedido en la semifinal olímpica: “Dije lo que dije en China y lo mantengo. Respeto mucho este deporte como para intentar cambiarlo. Yo no haría eso y es todo lo que tengo que decir al respecto y duermo muy bien por las noches gracias a ello”, señaló.

González le restó importancia a los dichos y barrió con el estadounidense en California, tras un cómodo triunfo por 7-5 y 6-1 en apenas una hora de partido, en lo que fue el último enfrentamiento entre ellos. En el saludo, Blake ni siquiera miró al chileno. Años después, el medallista de plata en Beijing admitió que la pelota había rozado su raqueta.

Frío saludo en Indian Wells

Pese a que en el principio de sus enfrentamientos, catalogaban a Blake como una bestia negra de Mano de Piedra, finalmente fue Feña quien acabó liderando el historial por 7-3. El que ríe al último, ríe mejor, dicen. Y vaya que sonríe González, que tiene una presea plateada como evidencia.