Histórico: Wimbledon se cancela por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial
01/04/2020
Wimbledon cobrará millonario seguro tras su cancelación
06/04/2020

Jaroslav Drobny, el tenista de las múltiples banderas

  • Por Ariel Román E. (@arielago)

Jaroslav Drobny era tan bueno, que además de ganar tres títulos de Grand Slam era un destacado jugador de hockey sobre hielo, llegando incluso a ganar una medalla olímpica. Sus diferencias con el régimen comunista lo llevaron a desertar de Checoslovaquia y viajar por el mundo buscando a un país al que representar, con unos lentes oscuros como su marca personal. Esta es su historia.

Jaroslav Drobny nació el 12 de octubre de 1921 en Praga, Checoslovaquia. Sus primeros años en el tenis fueron gracias a su padre que trabajaba en el club de tenis de la ciudad. Para una Navidad, le regaló una paleta para que aprendiera a jugar, porque una raqueta era muy cara. Al año siguiente, Drobny se pagó su primera raqueta gracias a todo lo que ahorró siendo ballboy en el club. El Praga Lawn Tennis Club albergaba exhibiciones donde pasaban muchos de los tenistas más famosos de la época: Bill Tillden, René Lacoste, el barón Gottfried von Cramm, o Karel Kozeluh. Los últimos dos se transformarían en sus ídolos.

Kozeluh era un atleta completísimo. Debido a que antes de la Primera Guerra Mundial, Checoslovaquia pertenecía al Imperio de Austria-Hungría, jugó fútbol para la selección austriaca antes de representar también a su patria, así como al poderoso equipo del Sparta Praga. También ganó con Checoslovaquia el Campeonato Europeo de Hockey sobre hielo en 1925, además de ser un talentoso tenista. No obstante, nunca jugó un Grand Slam, debido a que se convirtió en profesional. En Praga se ganó la vida enseñando en el Lawn Tennis Club, donde conoció al pequeño ballboy Drobny. En el verano, jugaban tenis, y en invierno aprendía todo sobre el hockey sobre hielo.

El zurdo checo ya a los 16 años era un jugador que era capaz de competir en arcilla contra los mejores jugadores del mundo. En un torneo disputado en Praga en 1938, cayó en un apretado partido ante el mítico Don Budge, que ganaría ese año los cuatro Grand Slams. Ese mismo año, gracias a una colecta hecha por un diario en Praga, viajaría a Londres a hacer su debut en Wimbledon. Como muchos, nunca había jugado en pasto antes de su estreno, donde perdió con el argentino Alejo Russell. “Odiaba la hierba, pero se convertiría en mi superficie favorita”, comentaría en su autobiografía Champion in Exile años más tarde.

En marzo de 1939, seis meses antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, Hitler declaraba la creación del protectorado de Bohemia y Moravia desde el Castillo de Praga, a muy pocas cuadras de la casa de Drobny en el Praga Lawn Tennis Club. Un par de meses después jugaría en la catedral bajo esa bandera, cayendo en la tercera ronda ante el primer sembrado, Bunny Austin. Durante la guerra, trabajó como en una fábrica, y como no habían torneos, se alejó del tenis por un tiempo, para practicar hockey durante los inviernos.

Era tal su reputación como hockista que una vez terminada la guerra, era seleccionado nacional tanto en hockey como en Copa Davis. Y con un éxito rotundo: 1946 lo vio como finalista por primera vez en un Grand Slam en el Abierto de Francia. En 1947, Drobny fue campeón del mundo en hockey sobre hielo y llevó a su país a semifinales de Copa Davis. Meses después, en el invierno boreal de 1948, logró la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Sankt Moritz en hockey, fue finalista de Roland Garros apenas cuatro meses más tarde y nuevamente llegó a la semifinal de Copa Davis con su país, junto a su compañero Vladimir Cernik.

Drobny en la selección de hockey sobre hielo de Checoslovaquia

Buscando una bandera para representar

En febrero de 1948, ocurrió un golpe de estado para instaurar un régimen comunista en Checoslovaquia, y Drobny era tan famoso en su país que era obvio que sería visto como objeto de propaganda para el gobierno, lo cual incomodaba al tenista/hockista. “Sabía que si mientras ganara, podría vivir como un rey. Una vez que comenzara a perder y ya no me vieran como alguien útil, me quitarían todo lo que habían dado”, comentaría después.

Su fama en Wimbledon crecía: Luego de un accidente jugando hockey, fue forzado a jugar con lentes oscuros, la que fue su marca distintiva. En el primer año tras la guerra, 1946, llego a semis. En 1947 cayó en cuartos y al año siguiente fue sorprendido en la segunda ronda. En 1949, llegó a su primera final en la catedral, perdiendo en cinco sets ante el primer sembrado, Ted Schroeder. En su país fue criticado duramente, lo cual fue la gota que rebalsó el vaso para Drobny. Junto a Cernik ya habían amenazado con desertar, pero esta insinuación se produjo luego de jugar en el césped londinense.

Al centro: Drobny y Cernik en Copa Davis 1949, semanas antes de la deserción

Un tiempo después de Wimbledon 1949, el gobierno checoslovaco les ordenó retornar a casa en vez de jugar el Abierto de Suiza en Gstaad. Sin embargo, la decisión estaba tomada. Cernik y Drobny desertaron de Checoslovaquia y jugaron en Suiza. Fueron declarados como traidores. “Todo lo que tenía eran dos camisas, mi cepillo de dientes y 50 dólares”, comentaría después. Pidió asilo en Suiza, Estados Unidos y Australia, pero en los tres países se le negó el pasaporte. Ese año, su fama como hockista se hizo notar en Estados Unidos. Los Boston Bruins de la NHL le ofrecieron una fortuna para disputar la liga en América, pero rechazó la propuesta para dedicarse de lleno al tenis. Pudo haberse convertido en el primer europeo en jugar en dicho campeonato. En 1950, la federación australiana les ofreció a Cernik y Drobny jugar el Australian Open mientras se les tramitaba la nacionalidad. Cernik se quedó allá.

Al momento de la deserción, el New York Times escribió: “Con la excepción del fondista Emil Zatopek, no hay atleta checo que le haya dado más honor a su país que Drobny”. En una visita a El Cairo para jugar un torneo, el Rey Farouk le ofreció la nacionalidad egipcia al instante, al igual que a otros jugadores, lo que él aceptó de inmediato. Jaroslav comenzó a representar a Egipto en tenis, pero con su novia Rita Anderson, se radicó en Sussex, Inglaterra.

Como egipcio inmediatamente consiguió éxito: Llegó a la final de Roland Garros 1950, cayendo con Budge Patty en cinco sets y en la misma cantidad de parciales, se inclinó en semifinales de Wimbledon. Hasta ese entonces, poseía una reputación de ser un gran tenista, pero no era capaz de ganar en ocasiones importantes. Pero al año siguiente, finalmente llegaría la gloria. Ganó Roland Garros tras derrotar por un triple 6-3 al sudafricano Eric Sturgess. Era su primer Grand Slam, y lo conseguía como ciudadano del país africano, la tercera bandera a la que representaba. Un par de meses después en la primera ronda de Wimbledon, tuvo un emotivo encuentro de primera ronda junto a uno de sus ídolos de infancia, el barón Gottfried von Cramm, que se despedía de la Catedral en Centre Court.

Drobny y Gottfried von Cramm

En 1952, repetiría el título en París, superando en la definición en cuatro sets al australiano Frank Segdman. No obstante, seguía sin conseguir la esquiva corona en Wimbledon, donde Segdman se cobró revancha en la final. Esa derrota fue particularmente dura para Drobny, que hasta se había preparado para la gala de campeones. Pero el público ya conocía de su historia y que vivía en Gran Bretaña, por lo que se había ganado el cariño de la gente.

Wimbledon finalmente lo vio celebrar

Drobny perdió en semifinales tanto de Roland Garros como Wimbledon en 1953, pero se llevó un maratónico partido frente a Budge Patty en Centre Court en la tercera ronda de Londres, que se convirtió en uno de los clásicos de culto del torneo, venciendo al americano por 8-6, 16-18, 3-6 8-6 y 12-10, salvando seis match points.

1954 finalmente sería el año en el que Jaroslav Drobny tendría su paso a la eterna galería de campeones de Wimbledon. En la segunda ronda, venció con comodidad al danés Torben Ulrich (padre de Lars, ex tenista y baterista de Metallica), y llegó a semifinales sin perder sets. En cuartos, ya no quedaba ningún jugador británico en el cuadro, por lo que el público, conocedor de la historia de Drobny y como él vivía en Gran Bretaña, lo tomó como un jugador propio. Era tal el cariño, que en la ronda de los 8 mejores la gente lo apoyó fervientemente en su triunfo sobre el segundo sembrado, el australiano Lew Hoad.

Drobny en semifinales de Wimbledon 1954

En semifinales, perdió por primera vez un set en el torneo, en una victoria en cuatro sets ante su gran rival, Budge Patty. En la definición lo esperaba un joven de 19 años llamado Ken Rosewall. El zurdo checo-egipcio era tan querido por la gente que llegó a la final como el favorito pese a que el oriundo de Sydney fuera el tercer sembrado. Rosewall dio una enorme batalla ante su experimentado oponente, pero Drobny cumplió su sueño, para el júbilo de todo Centre Court venciendo a su oponente por 13-11 4-6 6-2 y 9-7. El exiliado del tenis, de origen checo y pasaporte egipcio, encontró una nueva casa: Wimbledon.

Drobny campeón de Wimbledon 1954

Jaroslav Drobny se convirtió en el primer zurdo en 40 años en ganar Wimbledon, y hasta hoy es el único varón en llevarse el título utilizando anteojos. Las otras tenistas que lo lograron fueron su compatriota Martina Navratilova y Billie Jean King. Con su victoria en Londres, fue considerado como el número uno del mundo ese año.

Desde que se radicó en Inglaterra en 1950 junto a su esposa, Drobny postuló a la nacionalidad británica cada año sin resultado, hasta 1959. Al año siguiente, se despidió de Wimbledon, finalmente como ciudadano británico. Pese a caer en la primera ronda, se convirtió en el único tenista en jugar el torneo más importante del mundo bajo cuatro banderas diferentes. Tras retirarse, tuvo una tienda deportiva en Londres hasta los años 80. Nunca pasó al profesionalismo.

Como miembro a perpetuidad del All England Lawn Tennis Club gracias a su título, pasó sus últimos años como un asiduo visitante a Wimbledon. En 2000, Drobny hizo su última aparición pública en la cancha de su triunfo más importante: Centre Court, para ser homenajeado junto a todos los campeones vivientes de Wimbledon bajo una tremenda ovación y la emotiva mirada de su compatriota Martina Navratilova. El zurdo compartió en sus primeros años como tenista en el Praga Lawn Tennis Club con el padre de Navratilova y la madre de Ivan LendlAl igual que Drobny, ambos legendarios tenistas checos desertaron de su patria a Estados Unidos. Para su última despedida, hizo su entrada a la cancha con su marca: Sus lentes. Jaroslav Drobny falleció a los 78 años el 13 de septiembre de 2001 en Londres.