Wally Grinovero: “Nico se dio cuenta que ganar y perder es parte del proceso”
24/07/2019
El camino a Tokio 2020 comienza en Lima
26/07/2019

Lendl deja de ser el entrenador de Alexander Zverev

  • Por Ariel Román E. (@arielago)

No va más. Ivan Lendl dejó de ser el entrenador del alemán Alexander Zverev (5°), con efecto inmediato. Esto, luego de las duras críticas que el teutón propinó al ex número uno del mundo previo a su participación en el ATP 500 de Hamburgo.

“A veces vamos a las canchas de entrenamiento. La práctica dura alrededor de dos horas, y durante media hora se queda de pie, dándome la espalda y hablándome de sus días de golf”, señaló.

Luego de su temprana eliminación de Wimbledon, el germano y el checo-americano tuvieron una conversación donde se habría aclarado todo: “Hablamos sobre todo. Le dije que debería centrarse más en el tenis. No puede ser que tenga problemas con el segundo servicio, lo trabaje en el entrenamiento durante 30 minutos y él no preste atención por 20, mientras me dice que tuvo un buen golpe en el sexto hoyo“, añadió Zverev.

Sin embargo, Lendl, que llevó a Andy Murray al número uno del mundo en 2016, finalizó su vínculo con el joven tenista alemán luego de las críticas vertidas por su ahora ex-pupilo. “Tengo mucha confianza en Sascha. Aún es muy joven. Creo que algún día se convertirá en un gran jugador, pero actualmente tiene problemas fuera de la cancha que hacen dificultoso trabajar de una manera acorde con mi filosofía“, señaló el ganador de ocho títulos de Grand Slam durante la jornada de jueves.

Lendl no es el primero que se va con polémica

No es la primera vez que Zverev rompe con polémica con un entrenador de renombre. En 2018, el teutón dejó de trabajar con el español Juan Carlos Ferrero, y en los meses post-ruptura, surgieron muchas declaraciones cruzadas.  “Estuvo bien, es algo que nos concierne a nosotros dos. Discutimos, y es algo que hago también con mi padre. Pero llegó un momento en que fue bastante irrespetuoso con todo el equipo. Tuve que terminar nuestra relación”, declaraba el oriundo de Hamburgo.

Por su parte, el número uno del orbe en 2003 no tuvo contemplaciones para responderle al jugador de 22 años: “Entre otras cosas le pedía que fuera un poco más puntual, que no estaba bien que día tras día llegaran 20- 30 minutos tarde a los entrenamientos y que un poco más de disciplina le vendría muy bien para mejorar tenísticamente. Los primeros meses fue más disciplinado y respetuoso, pero cuando cogió mas confianza ya no respetaba las pautas que yo marcaba como al principio”.