Garin enfrentará a un jugador proveniente de la Qualy en Cincinnati
20/08/2020
Aljaz Bedene, el rival de Garin que admira a Fernando González
22/08/2020

Partido a partido: Nicolás Massú recuerda su hazaña olímpica en Atenas

  • Por Ariel Román E. (@arielago) – Matías Alarcón L. (@MatiasAlarconL)

Cada 21 y 22 de agosto desde 2004, Nicolás Massú es recordado en todo el mundo. Y por cada Olimpiada que pasa, su leyenda se agiganta. Desde el regreso del tenis olímpico en 1988, ningún otro hombre ha sabido colgarse dos medallas de oro en los mismos Juegos Olímpicos como él lo hizo en Atenas. Desde Nueva York, donde prepara el Masters 1000 de Cincinnati y el US Open junto a Dominic Thiem, el ex 9 del mundo relata en Séptimo Game cada uno de sus partidos en Grecia.

1ra ronda vs Gustavo Kuerten – 6-3 5-7 6-4

Era un difícil cuadro, contra un gran jugador. Lo conocía desde muy chico, de la época de las giras COSAT. Tiene tres años más que yo, pero muchas veces nos tocó entrenar juntos, por lo tanto lo conocía bien, ya habíamos jugado antes en el circuito. Y era un partido difícil contra un jugador de mucha experiencia, ex número uno del mundo. Estaba Top 20 todavía, y era un partido en una cancha importante, la segunda más grande, llena de brasileños. Era una sensación casi de Copa Davis. 

El partido fue muy cerrado, se definió al final, en los últimos juegos del tercer set. Yo jugué muy bien, estaba enfocado, con mucha tranquilidad, sabiendo de que era un partido muy difícil y logré jugar a un gran nivel. Fue un partido en el que me sentí muy cómodo. Me adapté rápido a las condiciones de juego, al principio cuando llegamos había un poco de viento. Ya una vez que empezaron los partidos me empecé a sentir muy bien.

2da ronda vs Vincent Spadea – 7-6 (3) 6-2

El segundo partido era uno muy difícil, porque este tipo de superficie le acomodaba mucho. Me tocó jugar en una de las canchas laterales, por lo que no había mucho espacio. Él apuraba bastante, tenía una gran devolución y un gran revés, hacía lo que quería con el revés. Lógicamente yo tenía que imponer mi ritmo, mi solidez. Era un partido donde tenía que jugar todos los puntos, hacerlos largos, mandar con mi derecha y moverlo, pero no era tan fácil porque tenía mucha anticipación, y era un jugador que estaba acostumbrado a jugar torneos importantes, y muchas veces lo vi ganarle a jugadores top en circunstancias difíciles. Él manejaba muy bien la presión. Logré sacarlo adelante, en un primer set muy duro que lo gané en el tiebreak. En el segundo set seguí sólido, imponiendo el ritmo y la intensidad para marcar la diferencia.

Octavos de final vs Igor Andreev – 6-3 6-7(4) 6-4

Creo que fue uno de los partidos más difíciles. Igor era un jugador muy intenso, la pelota venía muy pesada, tenía una gran derecha. Era muy difícil tomar la iniciativa con él porque tenía mucha fuerza, porque además era uno de los jóvenes que venían entrando con mucha actitud en el circuito, me acuerdo que él estaba alrededor del puesto 50.

Fue un partidazo muy largo que terminé ganando 6-4 en el tercero. Ese partido fue uno de los más desgastantes en los Juegos Olímpicos, hacía mucho calor, en una cancha similar a la que jugué con Spadea. Los dos sufrimos el calor, los puntos eran muy largos, muy intensos. Creo que el partido duró como tres horas y media, y se definió muy parecido como contra Guga. Al final, pude marcar una diferencia importante. Me acuerdo que hubo un momento donde el partido estaba más para mí, otros más para él, pero me mantuve sólido. Yo ya ahí estaba con confianza, y logré ganar uno de los partidos más difíciles de la semana.

Cuartos de final vs Carlos Moyá – 6-2 7-5

Ahí jugué un partidazo. Me logré recuperar muy bien del partido con Andreev, aparte, tenía todos los partidos de dobles, por lo tanto llegué con mucha chispa, mucha confianza, ya sentía de que estaba preparado para algo importante, venía con tres partidos ganados muy buenos. Ya las condiciones de juego me gustaban mucho, me adapté muy bien. A mí me gustaba jugar con Moyá, siempre jugábamos muy buenos partidos, algunos los gané y otros los perdí, pero siempre logré rendir. Teníamos un estilo de juego donde nos gustaba marcar con la derecha.

Partí muy bien, me empecé a sentir cómodo desde un principio y estaba con mucha energía, devolviendo bien y muy claro en el patrón de juego que tenía que tener y en el segundo set tuve algunas posibilidades de marcar quizás diferencia e irme break arriba. Después, él me logró quebrar, estuve break abajo pero lo devolví rápido.

Después tuve varios match points, alrededor de 7, donde la mitad los jugó bien. En los otros, quizás yo pude haber sido un poquito más agresivo, pero bueno, son situaciones que se van dando en un partido tan cerrado, y hay mucha presión. En el último match point, me acomodo de derecha y cuando devuelvo se me corta la cuerda, y juego todo el último punto con la cuerda rota. Intenté poner la pelota en juego, tratar de buscar la posibilidad si en algún momento me quedaba cómoda para poder tirar. Traté de buscar el momento, y cuando él ataca, me volea, la pelota queda cerca de mi cuerpo y tiro un passing cruzado que por suerte entró y termino ganando. Fue un partidazo.

Semifinales vs Taylor Dent – 7-6(5) 6-1

Dent era un jugador muy complicado, a mucha gente no le gustaba jugar con él porque no te daba ritmo. Generalmente hacía saque y red, te atacaba mucho. Era difícil tener puntos largos, que era lo que me gustaba. En esos años yo tenía una gran devolución, me sentía muy bien, muy cómodo, independiente si me tocaba jugar con alguien que sacaba muy bien. Eso lo trabajé mucho, desde chico. Sabía que podía contrarrestarlo con una de mis fortalezas.

Al principio, fue un partido muy cerrado, la diferencia en el primer set fue en el tiebreak donde jugué un par de puntos mejor que él. Fue muy parecido a lo que pasó con Spadea, donde gano el primer set y en el segundo mantengo mi intensidad, mi concentración y mi nivel de tenis, y logro marcar la diferencia para ganar 6-1. Era un partido muy complicado, porque él era un jugador que cuando estaba con confianza, y sobre todo en esas condiciones de juego donde la pelota iba muy rápida, era muy peligroso, y por algo estaba en semifinales.

Fue un partido que ayudó para recuperarme, ya que los puntos fueron muy cortos. En los partidos con Moyá y Dent, físicamente me empecé a recuperar del desgaste del partido con Andreev. De nuevo estaba preparado para enfrentar la final de dobles que venía después.

Final vs Mardy Fish – 6-3 3-6 2-6 6-3 6-4

La final con Fish ya lo han escuchado, han pasado los años. Se ha hablado mucho. Es la final. Llegué a la final ganando grandes partidos en singles y dobles. Venía con mucha confianza. La única preocupación era, después de la final del dobles, que terminamos muy tarde, a 5 sets, con todos los partidos de la semana, ganar la primera medalla de oro, ganar con tu amigo Fernando, compañero de toda la vida, dormí muy poco. Cinco horas con suerte. Horario diferente, acostándote de madrugada y levantando temprano. Todos los compromisos de prensa después del dobles, el examen de anti doping que fue muy tarde y llegar a la Villa Olímpica a recuperarse.

Mentalmente estar preparado para otra batalla de 5 sets, el examen antidoping, ir a calentar al estadio y sentir que estás jugando el partido más importante de tu vida, y que no estaba en las condiciones que uno hubiera querido o soñado en esa instancia. Era lo que me tocó, lo que había que enfrentar. Yo siempre tenía la capacidad de entender que me preparé para tener una gran oportunidad en mi vida, esa era una, no sabía si se volvía a repetir. Tenía un respaldo de entrenamiento de toda mi vida, muchas horas, donde tenía la capacidad de dar un poco más.

Estaba jugando muy bien, pero tenía que dar todo lo que tenía. Iba a pasar momentos complicados, eran 5 sets. Él venía con mucha confianza, era muy peligroso en esa superficie, y estaba entero con todas las horas que yo venía jugando en la semana. Siempre busqué algo más, no me conformé con el oro en dobles, fui en busca de eso. No tuve miedo. Encaré la situación y entré a jugar con lo que tenía. Partí 5-0 arriba, con mucha energía. Pero luego la fuerza no era la misma, se me quedaba corta la pelota, él empezó a poner más agresivo. Se me pone 5-3, logro ganar 6-3, pero ahí todo se puso difícil. Perdí el control del partido.

Pasé por momentos de muchos dolores, las piernas, la reacción no era la misma. Pero siempre uno va luchando, punto a punto, pensando en un segundo aire. Estaba capacitado y me había entrenado toda la vida para jugar hasta la última pelota del partido. La fui peleando hasta que en el 1-1 iguales del cuarto set me empecé a sentir mejor. Hubo una pelota importante que me ayudó. Era una pelota importante, donde me ponía deuce en el 1 iguales, el árbitro la corrigió, fue bastante al otro lado el servicio. Esa pelota me hizo sacar un fuego interno, un tema de empezar a gritar, a alentarme, a estar más agresivo.

Me vino el segundo aire y me empecé a sentir mucho mejor. Gano el cuarto set. Y ya era jugar el quinto set en los Juegos Olímpicos. El momento más importante de nuestras vidas. Había mucha presión. Por lo que tanto uno lucha por entrar en la historia del deporte. Fui en busca de eso. Cuando quiebro en el 2 iguales, hago un puntazo, me giro y empiezo a celebrar con todos los atletas chilenos que estaban ahí. Cuando quiebro en el quinto me sentí más cerca de la medalla. Muy contento de haber podido entregar lo mejor defendiendo a Chile. Compartir esos momentos con Fernando. El himno nacional esos dos días ahí sonando con la bandera en lo alto fue lo más bonito que me pasó en la vida como deportista. El mensaje que uno puede dejar a las nuevas generaciones, a la mia, que los chilenos si podemos ser los mejores, que se puede. El esfuerzo de mi familia, abuelo, entrenador, gente cercana. Muy feliz.

El recuerdo a Patricio Rodríguez

Por último, una mención súper especial al gran Pato Rodríguez que hace poquito se nos fue. Fue muy importante en todo lo que pasó en Atenas y en la preparación para allá. Fue un pilar fundamental en lo tenístico y mental, en todo sentido, quería hacer esa mención. A él en especial, soy amigo de toda la familia, y bueno fue un momento muy triste hace poquito. Siempre me voy a acordar de él. Fue una persona que me entregó mucho.