A 22 años del número uno del mundo de Marcelo Ríos
29/03/2020
1973: El año de la rebelión de los tenistas en Wimbledon
30/03/2020

“Shapovalov solo me ha ganado una vez en la vida, y yo como 15”

  • Por Matías Alarcón L. (@MatiasAlarconL)

En esta segunda parte de la entrevista con Alejandro Tabilo, el zurdo comenta su vida en la cuarentena en Toronto, su relación con algunos tenistas, especialmente con Denis Shapovalov, y su nuevo estatus tras ganar su primer partido de Grand Slam. Además, revela su amor por la comida chilena.

“Hace mucho frío acá, -5, -10 grados, y entrenando afuera. Con Dasha (Ivanova, su novia) hacemos físico como una hora, hora y media. Cerraron todo, hasta los parques. Los supermercados están todos abiertos, pero otros locales que no son necesarios en Toronto no están disponibles”, relata.

Para entrenar, Tabilo revela que “hablo un poco con mi kinesiólogo, que ha viajado conmigo, y me manda rutinas para todos los días para seguir con Dasha. Como no tenemos gimnasio, no hacemos pesas, pero tratamos de correr, hacer piernas, brazos y vamos cambiando todos los días”.

Además, Tabilo detalla su relación con el 16 del mundo, Denis Shapovalov: “Le escribí a Shapo para ver si estaba acá (en Toronto), pero todavía seguía en California, a lo mejor tiene alguna base ahí, pero apenas llegara nos ponemos de acuerdo para entrenar. Lo conozco desde los 8 años y él solo me ha ganado una vez en la vida, y yo como 15. Aún no entendemos cómo despegó cuando le ganó a Nadal. Antes de eso no venía así, que digamos, tan bien. Ahora en la ATP Cup nos tocó en la misma ciudad, y cuando teníamos que hacer la foto nos mirábamos raro y me decía que aquí estaba tu puesto (en Canadá). Desde que me cambié que me ha hablado de la posibilidad de enfrentarnos en Copa Davis. A Félix (Auger-Aliassime) nunca lo vi mucho, y era más chico que Denis y yo, además de que él entrenaba en Montreal”.

Sobre Reilly Opelka: “Ya cuando chico él era inmenso. En el US Open me pusieron con él en primera ronda en el Court 18, con tele y todo. Él recién había ganado en Wimbledon y tenía una confianza de locos”.

“En la ATP Cup estuve entrenando con Tsitsipas, antes con Nishikori y Stepanek, cuando estaba en IMG. Cuando jugué con el griego, no pensé que sería a ese ritmo, pero me acostumbré a entrenar con él. El que más me sorprendió fue Sinner, que siempre va para adelante, siempre está metido en la línea y le pega súper fuerte. En Kazajistán el año pasado uno lo miraba como un pendejo. Sale de allá y gana un challenger… una locura”, añade.

El zurdo se sincera y habla sobre los jugadores a los que le gustaría vencer: “De los Top Ten, me gustaría ganarle a Zverev. En menores de 14, en el Orange Bowl, estábamos en semis Stefan Kozlov, Hong Seong Chan, Zverev y yo. Y perdimos los dos. Del Big 4, 100% a Nadal en Roland Garros”.

Respecto a Wimbledon, no ahonda en su casi inminente cancelación, sino que ahonda en su experiencia en pasto y como la superficie le favorecería: “He jugado dos veces en pasto, las dos en Juniors: En Roehampton perdí con Jay Clarke y en Wimbledon perdí con Marc Polmans. Justo esa semana anterior le ganó a (Taylor) Fritz. Creo que en Wimbledon me puede ir bien, mi tenis es casi ideal para el pasto. He mejorado mucho el saque, tengo buenas reacciones en la red y las cortas no dan mucho bote. Me conviene mucho jugar en pasto y me gustaría mucho jugar esa Qualy de Wimbledon”.

Tabilo revela una anécdota en Italia que terminó con una promesa: “Hace un año dije que si me meto Top 100, me caso. Cuando estábamos en Italia, con Tomás (Barrios) y Gonzalo González (formador del chillanejo), estábamos hablando de metas y esas cosas y surgió eso. Estoy listo (risas). Creo que está muy bien que juguemos tenis los dos. Con alguien que estudiara y esas cosas, sería más complicado. Ambos sabemos el sacrificio y lo enfocados que tenemos que estar en el tenis. Ambos viajamos y entendemos todo sobre el circuito. Siempre estamos hasta casi el último momento hablando antes de los partidos. Antes de los partidos necesito tener a mis cercanos, a mis papás y a mi hermano para que me apoyen”.

“Hemos tratado de averiguar para ver cómo Dasha podría jugar por Chile. Estamos viendo cómo podría conseguir un pasaporte, porque la ITF sólo pide eso. Hay que ver si un matrimonio le entrega el pasaporte altiro o ver cuántos años tiene que vivir en Chile o ser una atleta promisoria”, agrega.

Sobre su financiamiento y auspicios, comenta que “en este momento me auspician Lotto y Yonex. Yonex gracias a Josué González, que siempre ha estado desde el principio, y Lotto desde los Panamericanos. Lo de Dove fue por el torneo por el momento. Yonex me aporta la raqueta, pero si subo mi ránking puede ser algo más. Lotto me puede dar bonus económico si me meto en el Top 100 y esas cosas. En este ranking es difícil encontrar un contrato de auspicio, y uno se la tiene que jugar mucho. Con lo que he ganado este año, Davis, Australia y ATP Cup, este año seguro me puedo hacer todos los gastos yo mismo, antes estaba con ayuda de mis papás. Es muy bueno haber aliviado todo eso. Espero poder jugar los Grand Slams, y ayuda mucho tener este ranking para poder seguir financiándome”.

Finalmente, habla de su amor por la comida chilena: “El plato número uno es el pastel de choclo, las empanadas, y empecé a comer más lentejas, que ahora me encantan. Antes mi mamá hacía cazuelas, lentejas, porotos y cuando chico no me gustaba mucho y siempre me hacía aparte. El mote con huesillo es lo máximo. Acá en Canadá cocina Dasha (risas). Yo cero, ni pastas. Estoy aprendiendo a hacer arroz, que es más simple, pero soy nulo”.