Pablo Andújar: «Chile tiene un recambio que quizá está al nivel de González y Massú»
10/03/2019
El enigmático caso de Julio Peralta
12/03/2019

Tenis junior en Chile: Un universo paralelo

Por Leonardo Arancibia (@leo_arancibia)

¡Qué alegría ver las tribunas del Manquehue llenas a rabiar con la final del Challenger de Santiago!

En noviembre, pasó algo similar en la Hacienda Chicureo con el 60K que organiza eficientemente Macarena Miranda. Si nos quedáramos solo con esas postales, podríamos creer que el tenis tiene un muy buen pasar en Chile. Lamentablemente, me parece que no es tan así.

Porque si hay algo que se extraña en estas fiestas deportivas, es la presencia local. Nuestra pequeña armada de profesionales asiste a la cita, pero los juniors no asoman ni dan luces de asomar. Entonces, ¿qué es lo que está pasando?

No digamos que es un tema de hoy. Sería irresponsable. Pero sí es un hecho que el circuito de juniors atraviesa por un momento demasiado triste. Son pocos (ni qué decir las niñas), y esos pocos jugadores que mantienen con vida la actividad están completamente a la deriva, sin apoyo federado ni menos comercial.

¿Pero saben qué es lo más triste de esto? Que aunque son pocos los chicos y chicas que compiten, hay bastante talento ahí. Sin ir más lejos, tenemos a las campeonas sudamericanas de 12 años, dos muchachitas que tienen la materia prima y que usted puede ir a verlas cualquier fin de semana en alguna de las etapas del circuito de juniors.

El circuito es bastante sencillo de seguir: el ranking se establece con los mejores ocho torneos de cada jugador. Los torneos se dividen, de acuerdo a su relevancia, en GA (los antiguos nacionales), G1, G2 y G3.

Los hermanos Ciangherotti son la atracción en 12 años; Martina Pavissich (en la foto) y Antonia Vergara le sacan brillo a su título sudamericano y buscan repetir en 14 años; mientras que en 16 hay una serie de alternativas para seguir y conocer si quiere ver buen tenis.

Estos juniors dan vida a un universo paralelo. Alejados del ruido, con mínima visibilidad, pero apostando a llegar alto gracias a su talento y a la convicción familiar.

¿Quiere conocerlos un poco más? Vaya a verlos esta semana en las Brisas de Chicureo, donde los verá animando el primer Cosat de la temporada en suelo chileno. Y si no puede ir, seguro le iremos contando cómo les va. Porque lo importante aquí es comenzar a tender puentes con este interesante y olvidado universo paralelo.